¡Gloria al Día de la Heroicidad!

Por El Consejo Editorial

El 19 de junio revolucionarios celebran el Día de la Heroicidad de todo el mundo; un día donde se observa resistencia a la represión estatal y al genocidio en el ejemplo de los prisioneros de guerra en Perú, que lucharon valientemente hasta la muerte contra el plan genocida del estado en varios levantamientos de prisiones.

El estado peruano finalizó sus planes para el genocidio de los prisioneros el 4 de octubre de 1985, e inicialmente los llevó a cabo contra 30 combatientes en la prisión de Lurigancho. El 18 de junio de 1986, los revolucionarios encarcelados y el pueblo de Lurigancho, El Fronton y Callao se rebelaron contra el genocidio recientemente implementado, denunciándolo públicamente y a través de canales oficiales. Se rebelaron en defensa de la revolución, siendo un ejemplo en la Guerra Popular dirigida por el Partido Comunista del Perú, así como en sus propias vidas que estaban bajo la amenaza directa del estado reaccionario desesperado bajo el partido APRA y su líder fascista Alan García.

Los prisioneros de guerra y los hijos de las masas plantearon 26 demandas. Los revolucionarios encarcelados habían trabajado con otros prisioneros para convertir los calabozos en descomposición del viejo estado en luminosas trincheras de combate. Las prisiones dejaron de ser mercados negros para drogas, prostitución y abuso. Los prisioneros ahora recibían educación política, se dedicaban a la producción de pequeña escala y vendían artículos para beneficiar al pueblo; mejoraron la salud, el saneamiento y la comida comunitaria se logro a través de la vida militarizada en la prisión. El estado reaccionario no pudo manejar sus propias prisiones convirtiéndose en escuelas revolucionarias de guerra, y así comenzó su oscura cruzada para cometer genocidio contra los prisioneros de guerra.

El 19 de junio, el fascista García implementó su plan para movilizar al Ejército, la Fuerza Aérea, la Fuerza Naval y las fuerzas policiales contra los levantamientos en las prisiones bajo un comando conjunto. Ese día procedieron a asesinar a cientos de guerrilleros, hijos del pueblo y comunistas. Los prisioneros lucharon heroicamente sin miedo ni descuido, usaron armas improvisadas y caseras, así como armas incautadas del enemigo bien armado. Lo que se destaca no es el genocidio, todos los estados reaccionarios cometen tales crímenes contra el pueblo, es la resistencia al mismo lo que dejó una marca indeleble en la historia de la revolución. Es la resistencia gloriosa en las luminosas trincheras de combate que nunca será olvidada.

La Resistencia ha Señalado el 19 de junio como el Día de la Heroicidad

En un discurso pronunciado un año después en 1987, el presidente Gonzalo del Partido Comunista del Perú, el más grande comunista viviente sobre la faz de la tierra, proclamó que “devenidos en prisioneros de guerra, nunca hincaron la rodilla y persistiendo en combatir, movilizar y producir en ardorosas bregas transformaron las sórdidas mazmorras del caduco y podrido Estado peruano en luminosas trincheras de combate.”

El Estado peruano soñaba con utilizar tales medidas genocidas para destruir la Guerra Popular para que no se vieran obstaculizados en su despiadado genocidio contra el pueblo. En realidad, tales crímenes contra la gente solo sirven para fortalecerlos con fervor revolucionario y odio de clase, lo que demuestra la enseñanza del presidente Mao: ser atacado por el enemigo es algo bueno. La Guerra Popular persiste y continúa hasta hoy, y el Día de la Heroicidad inspira a los revolucionarios de todo el mundo a luchar incansablemente contra viento y marea, sin importar cuán bárbaro y genocida se vuelva el enemigo, ya que lo expone y fortalece al pueblo.

A medida que el estado imperialista de EE.UU. y su policía atacan a más de 10,000 personas con delitos penales por rebelarse contra el sistema racista y obsoleto en los levantamientos recientes, el Día de la Heroicidad ofrece un ejemplo especial. Sin importar los cargos, sin importar el derramamiento de sangre, la gente puede y debe mantenerse fiel a sus luchas. Dar la vida a una causa justa es solo una cuota para cambiar el mundo, y los heroicos prisioneros del Perú enseñaron con sus acciones cómo se puede lograr esto.

Las rebeliones en El Fronton, Lurigancho y Callao afirmaron la verdad revolucionaria del marxismo-leninismo-maoísmo, pensamiento Gonzalo, la rebelión se justifica, y los levantamientos y la nueva ola de prisioneros políticos en los Estados Unidos también confirman esta verdad. Es la base misma del marxismo, la ciencia que se utilizará para transformar el viejo mundo a uno nuevo.

El ejemplo de los héroes convierte el genocidio en una gran victoria moral, política y militar. Cuando el proletariado constituye o reconstituye por sí mismo el militarizado marxista-leninista-maoísta, principalmente el partido comunista maoísta, nada es imposible. La clase obrera y el pueblo de los EE.UU. requieren tal partido, y las luchas de clase cada vez más intensas hacen que la reconstitución del partido sea inevitable. Cientos y miles de los mejores hijos de las masas están siendo armados en la lucha de clases, en la resistencia a la policía y el racismo, y, por supuesto, inevitablemente la resistencia mental y física que se requiere cuando está encarcelado. Los ataques violentos y perturbados del sistema contra la gente generan odio de clase y preparan a toda una generación para una lucha revolucionaria nunca vista en este país. Marx tenía mil veces la razón cuando proclamó que el capitalista produce, sobre todo, aquellos que deshacen este sistema, sus propios sepultureros.

Todo Crimen Contra el Pueblo Será Expiado

Esto no se logrará suplicándole al opresor. No se logrará participando en sus absurdas elecciones o pretendiendo que su “democracia” se extienda a los pobres y oprimidos. No hay justicia, excepto la Justicia del Pueblo, ganada con esfuerzo en la lucha de clases y que culmina en la lucha armada, donde el mar de masas armadas responsabilizará directamente a sus torturadores y los trabajadores no solo tomarán el poder y lo mantendrán a través del Nuevo Estado, sino que continuarán la revolución socialista bajo su gobierno hasta que el proletariado mundial, todos juntos como la clase final en la historia humana, ingrese al comunismo. Sin perdida de tiempo, es hacia donde se dirige el mundo.

¡Un Día de Solidaridad y Resistencia para los Prisioneros de Guerra y los Presos Políticos de Todo el Mundo!

“Con todo lo reaccionario ocurre igual: si no lo golpeas, no cae.” Esta es una enseñanza invaluable del presidente Mao que debe inscribirse en el tejido mismo de la lucha, consciente e invariablemente. En todo el mundo, los calabozos de los capitalistas y sus mascotas serviles están llenas de los revolucionarios más valientes y brillantes. Desde las guerras populares en Perú, Turquía, India y Filipinas, hasta Europa, Asia, África, Sur y Norte América, los que amenazan el viejo orden de las cosas están encerrados. Con las mayores contradicciones internas de los estados imperialistas, en las condiciones de la Nueva Depresión global y la pandemia del coronavirus, las masas se levantan en rebelión y los revolucionarios los dirigen y esto obliga a los imperialistas de todo el mundo a encerrar a los mejores. El apoyo y la defensa de los Prisioneros Políticos y Prisioneros de Guerra es una gran responsabilidad para aquellos que buscan crear una nueva sociedad. Los que están fuera de la prisión deben asumir el deber jurado de recordar y honrar a los que están dentro. La sociedad capitalista es una gran prisión, y aquellos en la pequeña prisión nunca deben pudrirse a manos del enemigo. Es una lucha en trincheras separadas.

Puede enviar un correo electrónico a Tribune of the People para obtener más información sobre el Día de la Heroicidad, así como las formas en que puede organizarse en la lucha contra la represión estatal y los intentos de encarcelar a las personas que se han alzado contra la violencia policial. Ahora concluiremos con fotos de acciones llevadas a cabo en observancia del Día de la Heroicidad en los últimos dos años.

Estados Unidos

Noruega

Alemania

One thought on “¡Gloria al Día de la Heroicidad!

Comments are closed.