Los Ángeles: Inquilinos y Activistas Detienen Desalojo Ilegal de un Mariachi

Por Felipe Vera

El 15 de junio, Boyle Height Se Defiende (DBH) dirigió una acción con el apoyo de miembros del Sindicato de Inquilinos de Los Ángeles para defender al mariachi, Naty, de un intento de desalojo en el motel donde él y su familia viven en South Gate, una comunidad de clase obrera.

La semana pasada, Naty recibió un aviso de tres días para pagar o desocupar el cuarto por parte del propietario explotador del Motel de Southland, Sam Patidar. Emitió el aviso a pesar de las crisis económicas y de salud en curso y la moratoria de desalojo en Los Ángeles, lo que lo habría convertido en un desalojo ilegal. Además de esto, las condiciones del cuarto son malas, infestado con moho, electricidad defectuosa y una pasarela destartalada.

El día de la acción, los activistas comenzaron a colocar carteles con cinta adhesiva a través de la cerca afuera del motel que da a la calle. Patidar finalmente llamó a la policía después de que los activistas se negaron a removerlos.

Después de unos minutos de agitación en la calle, los inquilinos y activistas se acercaron a la oficina de Patidar, donde dieron discursos en un megáfono exigiendo que saliera y declarando que apoyarían a Naty si hubiera algún intento de desalojarlo.

Mientras el noticiero del canal 62, Estrella TV, estaba presente y entrevistando a Naty, los activistas le preguntaron a Patidar si lo desalojaría y él respondió que no habría problemas. Un activista presionó a Patidar para que lo dijera en cámara, y finalmente cedió, interrumpiendo la entrevista para decir que Naty no sería desalojado.

Después de que Patinar terminara la entrevista y una vez estando en su oficina, los manifestantes se acercaron a la oficina exigiéndole que saliera y firmara una declaración prometiendo no desalojar a Naty, lo que finalmente hizo.

Patidar aceptó rápidamente las demandas, reduciéndose ante la resistencia organizada. Es posible que otros propietarios no cedan tan fácilmente, pero este caso demuestra las ganancias de luchar contra los propietarios logrando evitar desalojos con la organización.