¡Defender “Austin’s Targeted Three” (los Tres Perseguidos de Austin)!

Por el Consejo Editorial

La Fuerza de Tarea Conjunta entre el Departamento de Policía de Austin y el FBI ha comenzado a perseguir, vigilar y detener a manifestantes que supuestamente están asociados con una protesta contra la corporación Target. Hasta ahora tres personas han sido arrestadas y acusadas de delitos falsos por “participación en un disturbio” y “robo de un edificio”.

El primer arresto por delito grave se llevó a cabo de forma táctica contra una joven madre negra, que recibió los dos cargos mencionados. Ella sólo había transmitido en vivo la protesta sin entrar en el edificio o realizar ningún acto físico que se pudiera considerar un disturbio. Fue seleccionada por el Estado, que de inmediato comenzó a etiquetarla como “Antifa”, en un intento de criminalizar sus reportajes y el movimiento por las vidas de los negros. No tiene ninguna condena previa y está siendo perseguida porque el Estado teme las voces de las mujeres negras que defienden al pueblo y creen que la revolución es necesaria.

La protesta de Target que ha provocado el señalamiento de los manifestantes por parte de las autoridades.

Dos manifestantes más fueron detenidos por el estado y acusados casi de la misma manera. En ningún caso el estado ha intentado siquiera articular un acto criminal real, sólo que se creía que estaban en la protesta y eran “miembros conocidos de Antifa”. Esto no es un delito, y ninguno de los otros tienen antecedentes de haber sido condenado por un delito asociado al amplio y nebuloso movimiento ‘Antifa’.

Los organismos estatales intentan, con grandes pinceladas, etiquetar a cualquiera que se oponga ideológicamente al fascismo o al racismo como miembro de “Antifa” porque sueña con criminalizar la disidencia. Aunque ninguno de los Tres niega estar opuesto al fascismo (¡quién lo diría!) no se identifican con los grupos organizados que poseen el nombre de “Antifa” y no tienen ninguna relación con tales grupos. Esta etiqueta fue un invento de la policía que se colocó a los activistas de la comunidad y a los periodistas independientes para difamarlos en la prensa y causar un aumento de las cantidades de bonos con condiciones más estrictas a corto plazo. A largo plazo, su propósito es contaminar a los posibles jurados para que las acusaciones fraudulentas se basen en los temores e inseguridades de la derecha.

El caso de los Tres Perseguidos se ha convertido en noticia local y nacional, habiendo sido reportado en el New York Times. Los Tres son los únicos casos en los EE.UU. donde las declaraciones juradas de la policía afirman, sin ningún fundamento de hecho, que hubo “miembros de Antifa” arrestados, lo que lo convierte en una punta de lanza en la promulgación de la fantasía de Donald Trump de los provocadores de “Antifa”. Este hecho hace que sea fundamental recabar el apoyo y la conciencia en torno a este caso. Si el estado es capaz de condenar a los que cubren las protestas y a los que participan en ellas como “alborotadores y ladrones de Antifa” entonces seguro que intensificarán esta táctica. Cualquiera que proteste, cualquiera que grabe una manifestación puede convertirse entonces en un “extremista” o “terrorista”, para usar las palabras del Estado, y cualquiera que no sea un fascista lamebotas podrá ser considerado criminal y ser etiquetado como “Antifa”.

La protesta a la que se dice que asistieron los Tres no fue una “acción antifascista”. Fue una protesta para exigir que la corporación Target deje de financiar la vigilancia policial anti-negros en Minneapolis y en todo Estados Unidos. No había ninguna iconografía visible, ni cantos asociados con el movimiento antifascista.

Neo-Macartismo: Un Nuevo Temor Rojo Para Intentar Detener el Activismo Anti-Policía y Anti-Racista

“Antifa” es un término genérico que deriva vagamente de Acción Antifascista, una organización alemana pre-fascista prohibida por Adolf Hitler en 1933. Las declaraciones del presidente ultra-reaccionario Donald Trump sobre la prohibición de la “Antifa” contemporánea todavía apestan a hitlerismo. Desde la terminación de la Acción Antifascista original, el nombre ha sido usado por un diverso grupo de movimientos, organizaciones e individuos, principalmente de tipo anarquista, que a su vez no mantienen una ideología cohesiva o una estructura organizativa. No se utiliza para describir la organización original dirigida y apoyada por el Partido Comunista de Alemania. El término se utiliza más a menudo para describir a cualquiera que se oponga al fascismo, quienes recurren a una variedad de métodos y tácticas. El nombre actual no tiene ninguna asociación con el uso original, pero las razones subyacentes para querer prohibirlo son las mismas que las de Hitler.

Antifaschistische Aktion, dirigida por el Partido Comunista de Alemania, 1932

En tiempos de crisis económica y grandes trastornos, el estado se desespera por desviar la ira del pueblo hacia lo que ellos denominan “grupos periféricos”. Durante la Primera Guerra Mundial usaron las redadas Palmer, y después las audiencias de McCarthy con el Comité de Actividades Antiamericanas y los juicios del Segundo Temor Rojo. En los años 60 las autoridades usaron la Contrainteligencia y COINTELPRO para interrumpir los movimientos populares, con un claro enfoque en la destrucción de las organizaciones negras y populares.

El “red-baiting”, el proceso de calificar a activistas y militantes como anarquistas o comunistas para desacreditar sus puntos de vista políticos, no es nada nuevo. Forma parte del legado de opresión e ingeniería social del imperialismo estadounidense. Todo lo anterior sirve para preservar el viejo orden racista y desigual. El Estado intenta convencer a todos que sólo un pequeño grupo de personas está harto, y hasta los medios de comunicación corporativos tienen dificultades para mantener esta artimaña, con muchos periodistas exponiendo el hecho que esta idea es una farsa y que los levantamientos de masas no son un “complot antifa” para sembrar la discordia, sino un verdadero descontento debido a una historia de más de 400 años de sangrienta opresión racista.

Si bien favorecer el comunismo, el anarquismo o identificarse con la etiqueta ‘Antifa’ no es en sí mismo un delito, los tribunales y la policía utilizan estas opiniones y afiliaciones para aumentar las cantidades de la fianza y las penas para los que están siendo juzgados y al mismo tiempo impiden que los manifestantes reciban un juicio justo. Además, no se abstendrán de etiquetar a aquellos que no sostengan tales principios como ‘Antifa’, anarquista, comunista, etc. en ausencia de pruebas sustanciales, es suficiente para un policía decir que sabe que alguien es tal cosa, y este dicho no se discute en gran medida dentro de los tribunales y los medios de comunicación. No es delito unirse a la defensa de los que son marcados de esta manera y declarar en voz alta que una revolución es necesaria. Cuando el estado busca hacer ilegal una mentalidad, nadie que se oponga a la injusticia está a salvo.

Aunque el estado se ha esforzado mucho por nombrar a los activistas populares como peligrosos radicales, no ha hecho nada para impedir el movimiento de auténticos fascistas que hoy en día utilizan el terrorismo violento contra los manifestantes y otros pueblos oprimidos. Los movimientos fascistas y de derecha mantienen estrechos vínculos con la policía y tienen un importante solapamiento. Este no es el caso de los activistas populares de la izquierda: un lado busca preservar un sistema desigual, en decadencia y atrasado, mientras que el otro busca cambiarlo. Esta es la línea de separación entre la izquierda y la derecha.

La fiscal de distrito, Margaret Moore, es cómplice de Trump

Moore, el fiscal del condado de Travis y demócrata, se movilizó enseguida para presentar cargos contra los Tres, mientras mostraba una pereza extrema para pedir un Gran Jurado contra los oficiales del APD Christopher Taylor y Mitchell Pieper que asesinaron al hombre negro-latino desarmado Mike Ramos. Anteriormente, no intentó en absoluto conseguir las imágenes de la cámara del cuerpo de los oficiales del APD en la escena del asesinato del hombre negro desarmado Javier Ambler, que fue matado de forma brutal frente a las cámaras de televisión en su jurisdicción. Ha pasado tanto tiempo que esos cómplices ya han destruido las imágenes. Moore ha sido obligado a moverse muy ligeramente contra la policía debido a las rebeliones masivas que sacudieron la ciudad de Austin a finales de mayo y las sucesivas grandes manifestaciones que siguieron.

Margaret Moore, Fiscal de Distrito del Condado de Travis

¿Dónde estaba esta urgencia cuando se trataba de conseguir justicia para los negros contra la policía? El racismo del sistema está a la vista cuando Moore no perdió tiempo en apoyar a la policía y al FBI con la rápida detención de una madre negra, que no hizo más que grabar, así como de los otros dos activistas de la comunidad que el estado intenta crucificar.

Según uno de los abogados de los acusados, las acusaciones son “un transparente e incendiario intento de distraer de los problemas que infestan nuestra sociedad – racismo sistémico y asesinatos patrocinados por el estado.” Le dijo al Houston Chronicle, “cada vez que estas acusaciones se repiten, dan crédito a la peligrosa acusación de que cualquiera que se comprometa con un mundo donde la gente tiene más valor que la propiedad es un terrorista.”

Los objetivos de los reaccionarios son claros: criminalizar el movimiento de masas, neutralizar las voces de las mujeres negras fuertes y de todo aquel que se levante contra el racismo. A estos fines deben oponerse con energía todos los que creen que un mundo mejor es posible.

Lo Que Puede Hacer

Todos los camaradas en la lucha, sin importar sus perspectivas o desacuerdos, deben prestar ayuda y apoyo a los Tres Perseguidos de Austin, Texas. Siempre hay algo que cualquiera puede hacer para contribuir. Organizar acciones de solidaridad, levantar la consigna “Defender a los Tres Perseguidos de Austin”, llevar a cabo protestas de solidaridad fuera de las oficinas del Fiscal de Distrito.  Asistir a todas las fechas de los tribunales y a cualquier evento en apoyo de los Tres Perseguidos. Apoyar y ser voluntario de grupos de ayuda legal, organizaciones de socorro mutuo y servicio médico para manifestantes. Apoyar al Gremio Nacional de Abogados y a otros que se están movilizando para ayudar a detener la caza de brujas.

Aquellos que no pueden asistir a las protestas o tomar acciones directas pueden hacer su parte por difundir información en todos los medios sociales y plataformas en línea, hablar en defensa de los Tres, compartir este artículo y otros. Contribuya a los fondos de defensa de los arrestados, y especialmente al apoyo legal de los Tres. Compartan los enlaces de las donaciones en todas partes. Exija que se retiren todos los cargos contra los Tres y las casi 10.000 otras detenciones de activistas y manifestantes en el movimiento de masas. Cuando el estado detiene a alguien por defender las vidas de los negros, pretende aplastar la lucha y continuar con su negocio racista y opresivo como de costumbre. Documentar y reportar las amenazas fascistas y racistas contra los manifestantes y en particular contra de los Tres, y después mandar las pruebas por correo electrónico a Tribuneofthepeople@protonmail.com y las reenviaremos a los partidarios legales.

Lo más importante es defender y mantener el movimiento por las vidas de los negros, incluyendo a todos aquellos en la calle que toman grandes riesgos al denunciar al estado reaccionario. Manténgase al día sobre los acontecimientos actuales y los intentos del estado de dividir y eliminar la lucha de masas. Desafiar todos los intentos oficiales y civiles de hacer “red-baiting” o etiquetar de manera imprudente a individuos o grupos. Deje claro que son la policía y el sistema los responsables y los culpables y no los que han emprendido las luchas por un mundo mejor. ¡Póngase del lado del pueblo! Los partidarios y los abogados han asegurado la puesta en libertad de los Tres, pero con la larga batalla legal que se aproxima, todavía necesitan su apoyo.

PERSONAS DE TODO EL MUNDO, ¡DEFIENDAN LOS TRES PERSEGUIDOS DE AUSTIN!

¡NO PERMITIR QUE LAS OPINIONES POLÍTICAS SEAN LA BASE PARA INCRIMINAR A LOS ACTIVISTAS!

¡LOS TRES PERSEGUIDOS SON INOCENTES DE TODOS LOS CARGOS!

¡HACER LA REVOLUCIÓN NO ES UN CRIMEN!

¡LA REBELIÓN SE JUSTIFICA!

El Tribune invita a nuestros lectores a apoyar los fondos legales para estos activistas y cualquier otro manifestante que el estado persigue en el siguiente enlace: https://gogetfunding.com/help-austin-georgefloyd-protesters-facing-state-repression/