San Diego: La Policía Asesina a Leo Ibarra, Manifestantes se Enfrentan con la Policía

Por Nélida Tello

El 27 de junio, los oficiales del Departamento de Policía de San Diego (SDPD) Jonathon Lucas y Tevar Zaki dispararon a Leonardo Hurtado Ibarra, de 25 años, 11 veces, incluyendo una vez a la cabeza, cerca de la intersección del 6th Avenue y A Street, una calle en el centro de San Diego alrededor de las 5:45 pm.

Ibarra era padre de tres niños de 4, 6 y 8 años. Fue declarado con daño cerebral fatal el 28 de junio, y fue declarado muerto el 29 de junio por la noche en UCSD Medical Center Hillcrest. En el momento del tiroteo, SDPD se negó a divulgar cualquier información sobre Ibarra, incluyendo su nombre, edad y el hospital al que fue llevado.

Los oficiales Lucas y Zaki apresuraron a Ibarra cuando salió de un edificio por parecerse a un hombre de un robo que ocurrió a principios de semana. Al ver a los oficiales, Ibarra se dirigió en la dirección opuesta, dejó caer una bolsa de plástico que sostenía, y se acercó a su cintura, era este momento cuando el oficial que se le acercaba desde la calle gritó “arma” señalando a ambos oficiales que abrieran fuego. Ibarra cayó inmediatamente inmóvil al suelo, mientras los oficiales procedieron a gritar “¡déjame ver tus manos!” Primero esposarlo, antes de realizar CPR.

El SDPD afirma que Ibarra tiró y apuntó una pistola a los oficiales, sin embargo, a pesar de los múltiples videos, no está claro qué Ibarra sacó de su cintura. Un pañuelo de camuflaje envuelto aparece junto al cuerpo de Ibarra en el video de la cámara del cuerpo de los oficiales de policía. Las únicas imágenes de la pistola son fotogramas proporcionados por SDPD mostrando el arma con el pañuelo en el fondo. Los dos oficiales han sido puestos en vacaciones pagadas hasta que la Unidad de Homicidios del SDPD y el FBI concluyan la investigación.

Un monumento creado para Leo Ibarra cerca de donde la policía lo asesinó.

Activistas tuvieron una conferencia de prensa en la escena del crimen el 27 de junio por la noche, donde se unieron aproximadamente 100 manifestantes. Durante la conferencia de prensa, un activista dijo a la multitud que mientras la policía siguiera disparando tenían todo el derecho de armarse y disparar. La conferencia de prensa convergió con los manifestantes enfrentando la policía.

Los asistentes demandaron a la policía que publicara los videos del tiroteo. La multitud utilizó la manifestación como una oportunidad para agitar contra los crímenes policiales cometidos contra el pueblo de San Diego. Condenando al SDPD por dirigir una red de tráfico sexual, similar a la policía en Milwaukee, Wisconsin. Los manifestantes se enfrentaron al oficial Alan Diemartin por falso encarcelamiento, arresto falso, agresión y plantando evidencia.

Un hombre se burló de la policía por tener miedo de las botellas de agua cuando están equipadas con equipo de protección y armas. Una mujer se enfrentó a un oficial que mintió en un informe policial y casi quito la vida de su marido en prisión. Una llanta de la policía fue acuchillada en medio de la manifestación.

En algún momento los agentes de policía fueron contactados por dos soldados blancos que les agradecieron su servicio. Los manifestantes siguieron y se enfrentaron a los soldados cuando la policía intervino a medida que aumentaban las tensiones. La protesta concluyó a las 2:30 am.

El 28 de junio, activistas y manifestantes marcharon desde el lugar donde Ibarra fue disparado por la policía hasta la jefatura de de la policía en 1401 Broadway. En la jefatura de la policía, la gente exigió que se publicara la cinta mientras la policía vigilaba el edificio. En un movimiento sin precedentes, SDPD lanzó rápidamente el video del tiroteo el 29 de junio por la noche en respuesta a las manifestaciones consecutivas y el clima político actual tras el asesinato policial de George Floyd.

Los lectores pueden donar a los gastos funerarios y al fondo de educación infantil aquí.