Oxnard: Manifestantes Marchan en la Instalación de Viviendas de Trabajadores Agrícolas en Cuarentena, Emiten Demandas

Por Serran Soledad

El 6 de julio, manifestantes se reunieron frente a las instalaciones de vivienda de Villa Las Brisas protestando en contra de las condiciones que causaron un gran brote de Covid-19 a fines de junio. 188 trabajadores agrícolas y migrantes dieron positivo por el nuevo coronavirus después de ser alojados en las instalaciones de Reiter Affiliated Companies (RAC) durante la temporada de trabajo de primavera.

Organizada por el Grupo de Estudio Revolucionario de Oxnard, la protesta exigió que el RAC cumpla una lista de demandas compiladas después de las conversaciones entre activistas y los trabajadores en cuarentena.

Los activistas descubrieron que los trabajadores (hombres jóvenes entre 20 y 35 años) dormían en literas, siete personas en un cuarto, sin detergente para lavar su ropa. Sin acceso a wifi durante dos semanas, deteniendo la comunicación con sus familias en México.

RAC, el mayor productor de bayas mixtas de América del Norte, alberga a trabajadores agrícolas en Villa Las Brisas, a quienes se les permite ingresar a los Estados Unidos desde México a través de un Programa de Visa H2-A para trabajo estacional a través de contratistas laborales. Antes de la pandemia, se despertaban, se iban a trabajar teniendo que estar de regreso a las 10pm.

Las condiciones de paga varían según el contratista de mano de obra. Algunos trabajadores declararon que no estaban recibiendo pago debido al paro laboral y al estricto cierre patronal; otros dijeron que todavía tenían salarios embargados por la comida servida durante la cuarentena. Un trabajador dijo que, en el pasado, cuando la gente hablaba en contra de las malas condiciones en Reiter o en los campos, su contrato no era renovada para la siguiente temporada.

Cuando los manifestantes llegaron a las instalaciones rodeados de cercas, los activistas hablaron sobre las condiciones y la explotación que causo el brote de Covid-19. Alrededor de 80 trabajadores agrícolas salieron del patio para escuchar. Los miembros de la comunidad trajeron donaciones de frutas y dulces mexicanos entregando los objetos a través de la cerca, los trabajadores rápidamente se amontonaron.

El peso de los manifestantes frente a Villa Las Brisas hizo que se abriera la puerta electrónica, permitiéndoles ingresar a las instalaciones y hablar cara a cara con los trabajadores en cuarentena. Antes de que la puerta pudiera cerrarse nuevamente, un activista atravesó un cono de tráfico.

Una pancarta que decía “¡Trabajadores si, Reiter no!” fue llevada al centro del patio, mientras se leían las demandas a los trabajadores. Cuando surgió la demanda de comida adecuada en la cafetería y el alto de deducciones de salarios por dicha comida, los trabajadores aplaudieron, levantando los puños en el aire.

Se descubrió que antes de la pandemia, los trabajadores agrícolas eran alimentados con “alimentos para cerdos” y solo como resultado de la cuarentena, el RAC se vio obligado a proporcionarles comida para llevar.

Cuando los oradores concluyeron, los manifestantes comenzaron una marcha por las calles desde las instalaciones hasta la oficina de Reiter en el centro de Oxnard, donde se atendió la lista de demandas. Cantos de “¡En las calles! ¡En la lucha! ¡Obreros del mundo, únanse!” resonó a lo largo del camino.

Al llegar a la oficina de RAC, un activista dio un discurso destacando la disparidad entre el costoso edificio de oficinas y las pésimas instalaciones de vivienda, condenando al presidente de RAC, Héctor Lujan, por ser un parásito rico que obliga a los trabajadores agrícolas a soportar condiciones tan deficientes. La lista de demandas se leyó una vez más con una porta alta, esta vez directamente contra RAC mientras los manifestantes gritaban “¡Pinches Parásitos!”

Los activistas pegaron las demandas a la puerta de la oficina y procedieron a marchar de regreso a Villa Las Brisas, tomando las calles y bloqueando una intersección importante en el transcurso.

Al día siguiente se anunció que 150 trabajadores fueron liberados de la cuarentena.

(Demandas [cumplirse ahora]: 1. No fracturas, incluyendo comida; 2. Pago completo durante la cuarentena; 3. Necesidades básicas proveídas, incluyendo wifi y detergente; 4. Renovar contratos para el próximo año; 5. No represalias contra trabajadores

Demandas [para el futuro]: 1. No más cuartos llenos de gente; 2. Baños respetables con puertas y privacidad; 3. No más comida de cafetería/alimento de cerdos; 4. Comida sin costo)