Familias Migrantes Detenidas en Hoteles Privados Descubiertos por Defensores Legales

Por Sandra Harris

Los medios de comunicación burgueses y las organizaciones de defensa de los inmigrantes sin fines de lucro descubrieron hace poco que niños y adultos inmigrantes estaban detenidos en hoteles a lo largo de la región fronteriza entre los Estados Unidos y México antes de ser expulsados sin procedimientos de deportación.

La semana pasada, la organización sin fines de lucro Proyecto de Derechos Civiles de Texas halló uno de los hoteles, un Hampton Inn & Suites en McAllen, Texas, donde se alojaban los migrantes antes de su expulsión. Uno de sus abogados intentó entrar en un piso del hotel antes de que lo detuvieran unos hombres vestidos de civil que se negaron a identificarse, y empujaron al abogado de nuevo a un ascensor, echándolo a patadas.

Los migrantes detenidos se asoman por las ventanas del hotel.

Desde principios de marzo, se han citado las disposiciones de “salud y bienestar” del Título 42 del Código de los Estados Unidos para expulsar, sin ningún tipo de trámite o procedimiento del sistema legal, a miles de solicitantes de asilo al llegar a los Estados Unidos. La gestión de Trump ha aprovechado de manera oportunista el coronavirus para torcer aún más el sistema jurídico burgués, que ya decepciona a miles de inmigrantes que solicitan asilo legalmente en los Estados Unidos.

La Prensa Asociada había informado inicialmente de que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) empleaba a un contratista privado para llevar a más de 200 migrantes a hoteles de McAllen, Phoenix y El Paso antes de expulsarlos de los Estados Unidos. Muchos de los detenidos recientes son migrantes negros de Haití retenidos sin proceso.

Los migrantes escriben mensajes a los activistas que están afuera en los que dicen “Necesitamos su ayuda” y “No tenemos teléfono”

Tras el descubrimiento de los detenidos, al principio el ICE afirmó a los medios de comunicación que no había inmigrantes alojados en el hotel. Muchos defensores comenzaron a reunirse fuera del Hampton Inn y tenían carteles con números de teléfono para que los detenidos pudieran llamar, pero los adultos detenidos pusieron carteles escritos a mano en las ventanas que decían “No tenemos teléfono.”

“La gente fue detenida allí en secreto,” dijo uno de los abogados del Proyecto de Derechos Civiles de Texas a los medios. “No había vehículos del gobierno, ni del ICE, ni de la Patrulla Fronteriza. Este no era un centro de detención oficial del ICE, así que se hacía en secreto.”

Los funcionarios del ICE admitieron más tarde que el contratista, MVM Inc. “estaba en el lugar” en el hotel McAllen “proporcionando alojamiento temporal para el Servicio de Inmigración y Aduanas de los Estados Unidos.” MVM es un contratista de seguridad privada con sede en Ashburn, Virginia, que “brinda una amplia experiencia de dominio en las áreas de antinarcóticos, investigaciones penales y civiles, seguridad pública y seguridad nacional.” En los últimos años ha recibido millones de dólares en fondos del gobierno de los Estados Unidos para el transporte de niños migrantes no acompañados.

Tras múltiples peticiones por parte de los medios de comunicación, Hilton Hotels & Resorts denunció el uso de los hoteles a su nombre para la detención de migrantes. “Esta no es una actividad que apoyemos o que queramos asociar de alguna manera con nuestros hoteles.” El lugar es de propiedad y operación independiente, pero los propietarios dijeron que ya no aceptarían reservas similares en el futuro.

El viernes, el Proyecto de Derechos Civiles de Texas demandó al Departamento de Seguridad Nacional por sus continuas expulsiones de solicitantes de asilo. El sábado, los detenidos fueron trasladados del hotel en medio del huracán Hanna, que golpeó el área de McAllen en el Valle del Río Grande con fuertes tormentas e inundaciones. Todo esto ocurre mientras el Valle se ha convertido en un epicentro del coronavirus en Texas.