UNDM: ¡Organizarse, Defenderse y Lucharse en Contra de los Desalojos!

Nota del Editor: Hemos compartido una declaración de United Neighborhood Defense Movement (UNDM) sobre la predecida ola de desalojos en el horizonte, y la necesidad de organizarse en su contra. 

Cinco meses dentro de la crisis económica, millones de trabajadores alrededor de los Estados Unidos han encarado el desempleo, la pobreza, y los desalojos. United Neihborhood Defense Movement (Movimiento de Defensa de Barrios) llama a todos los inquilinos del país a organizarse y luchar en contra de los desalojos.

La Situación Actual

Según el Departamento de Estadísticas de la Labor, el desempleo cayo a un 10.2 porciento en julio- lo cual, aunque marque una mejora en comparación de los últimos meses, sigue siendo más de 2.5 veces grande que en febrero. Además, el numero de personas “desempleadas por menos de 5 semanas ha incrementado de 364,000 ha 3.2 millones en julio”, mientras que el numero de personas “desempleadas de 15 a 26 semanas incremento de 4.5 millones a 6.5 millones.” Aunque grupos de personas han conseguido encontrar empleo durante esta crisis, la realidad es que personas siguen perdiendo sus trabajos diariamente, y que las personas que perdieron sus empleos durante el principio de la crisis siguen, en su mayoría, desempleados. El incremento de $600 en cheques de desempleo, cual ofrecía una mísera estampa de alivio a estos obreros desempleados, ha expirado, solo para ser reemplazada por un incremento de $400 que seguirá expirando en pocos meses. Simultáneamente, empleados que continúan trabajando no tienen mejor trato – la cadena de medios de clase dirigente CNBC reporta que “empleados de tiempo completo no pueden pagar […] una renta de un solo cuarto en 95% de los condados de los EE.UU.” mientras que trabajadores que ganan hasta $18.22 por hora “no pueden pagar renta.” La realidad, entonces, es que decimos de millones de trabajadores en E.U., desempleados o trabajando tiempo completo, no tienen recursos para pagar los gastos de vida básicos, como alimentos o renta. 

Con la inhabilidad de pagar renta presente, llega el riesgo de desalojos en masa. En el estado de Mississippi, 58.16% de los hogares en renta están enfrentando desalojos, mientras que el porcentaje nacional no se ve muy diferente, a un 42.56%. Caseros y propietarios siguen demandando dinero de sus inquilinos, sin importar sus situaciones financieras. Muchos de estos propietarios pueden ser rescatados económicamente por el gobierno federal, y ellos lo saben – los inquilinos más afectados por la depresión usualmente viven en departamentos respaldados por hipotecas entabladas federalmente, y estas compañías pueden recibir alivio hipotecario si suspenden los desalojos. Pero esa no es la prioridad de los propietarios; su preocupación principal es recibir ganancias directamente de los inquilinos, aunque esto conlleva el tornar en miseria a tantas vidas de trabajadores, por encima de estos programas de alivio. Y si no es posible recaudar este dinero, ellos harán todo en su poder para forzar a los inquilinos a pagar, o irse de sus hogares. 

El desalojo es un acto de VIOLENCIA reaccionaria, perpetrado en contra de los inquilinos por los propietarios. Inquilinos han sido removidos de sus unidades a la fuerza por gerentes de propiedades, y encarados con las realidades de la falta de vivienda y la hambruna. El proceso de el desalojo también trae a la policía directamente al pórtico de sus victimas, y considerando la frecuencia en la que los oficiales asesinan a trabajadores durante paradas de trafico y chequeos de bienestar rutinarias, la presencia policiaca trae un peligro muy real a las vidas de estos inquilinos. Ellos deben ser protegidos de este peligro a cualquier costo, y le toca a los organizadores y los vecinos el venir a su defensa. 

Aunque hay varios programas y moratorias federales y locales/estatales que prohíben los desalojos no-violentos/sin-pagos, no podemos depender en ellos. La moratoria nacional solo afecta las propiedades con hipotecas federales, significa que solo alrededor de ¾ de las unidades en renta de la nación no aplican a esta moratoria. Estas moratorias no detendrán el acoso de los propietarios a los inquilinos al entablar planes de pago, que la mayoría del tiempo cuestan más dinero a largo plazo. Tampoco detendrán a los propietarios el buscar por violaciones de contratos para desalojar renteros por razones de falta de pago, ni detendrán propietarios de proceder con desalojos ilegales si creen el poder llevarlos a cargo (usualmente escapan repercusiones legales, en cualquier caso). Y finalmente, estas moratorias buscan la pacificación de las potenciales huelgas de renta y desgastarlas a el paso del tiempo. No arreglan las condiciones que hieren a los inquilinos; simplemente retrasan sus efectos, y ese retraso eventualmente termina (estas moratorias han expirado en muchos estados y ciudades, mientras otras nunca los tuvieron). Si realmente arreglaran algo, no estaríamos viendo un 42.16% de propiedades en renta enfrentando desalojos.

Manifestantes en contra de Desalojos, Washington DC.

“Alivio de Renta” (¡Para los Ricos!)

Programas de “Asistencia” de Renta han aparecido alrededor del país, y no son para nada mejores. Estos programas empezaron en el estado de Nueva Jersey, Santa Cruz, y Austin invariablemente describe el proceso como una “lotería”, encontrando a la mayoría de los inquilinos que aplican, en una medida de desesperación, por dinero no verán ningún centavo ir a sus necesidades. Además, aunque las cantidades varían de programa a programa, todas van directamente a los propietarios. Estos programas no resuelven los problemas de los inquilinos, como los gastos de vivienda (principalmente comida) o los pagos de renta a largo plazo – se entrega el dinero directamente a los propietarios. ¡El programa en Nueva Jersey incluso exige que los inquilinos que están desempleados continúen pagando el 30% de sus ingresos (¿¿¿CUALES ingresos???) a la renta! Si estos programas son expandidos o repetidos, solo garantiza mas dinero para los dueños de propiedades, NO más dinero para la supervivencia de familias.

Todos los esfuerzos de “asistencia” mencionados, incluyendo el cheque de estimulo de $1200 que los propietarios tomaron como un pago de renta preparado, son los intentos de la clase gobernante para apaciguar a la clase obrera. Estos gestos están vacíos y generalmente los benefician mas a ellos que a nosotros, pero ellos tienen que asegurar que la mano de obra es capaz de seguir trabajando (lo cual requiere la más mínima estabilidad financiera) y el no estar al borde de la rebelión. Las ordenes ejecutivas de Trump – el incremento de $400 y la moratoria nacional – son maniobras desvergonzadas para convencer a la clase obrera (que NO VOTAN en grandes cantidades) en respaldar sus políticas reaccionarias y licitar una reelección. 

Al final del día, todas estas tácticas fallan el abordad ambos problemas superficiales que encaran a los trabajadores, al igual que los problemas profundos debajo de la base económica. Antes de la crisis la económica de E.U. estaba al borde de un colapso, sufriendo una hemorragia de $23 trillones el pasado Octubre. La clase dirigente no puede salvarse a si misma de la ruina, por lo que es absurdo el tener esperanzas que estos parásitos podrían también salvarnos. Por ende, es la toma de la clase obrera el defenderse a si misma. 

La Lucha, Literalmente, En Nuestra Puerta

La falta de pago de renta es una realidad inevitable para millones de inquilinos, dada la cantidad masiva de desempleo y la vivienda inaccesible. Esto lleva a una ola de desalojos y violencia en contra de los inquilinos, a las manos de propietarios y la policía, y ninguna de las migajas que la clase dirigente ha tirado para nosotros cambiara esta realidad. Como trabajadores no podemos escapar este conflicto – aun si algunos de nosotros podemos mantenernos a flote, una infinidad de vecinos y seres queridos seguirán atascados en esta situación. Podemos ser brutalizados por la clase en poder, o luchar y defender nuestros hogares. UNDM hace un llamado a los inquilinos alrededor del país para tomar acción y formar cuerpos para defender los vecindarios de clase obrera en contra de los desalojos y la opresión. Organizaciones de defensa para vecindarios, ambas secciones de UNDM  y organizaciones no-afiliadas, han tomado esta responsabilidad en grandes ciudades de E.U. con resultados exitosos, pero estos esfuerzos tienen que expandirse NACIONALMENTE.

Todos los estados. Todas las ciudades. ¡Todos los vecindarios deben tener inquilinos organizados listos para luchar en contra de los desalojos!