Paises imperialistas compran reservas de la vacuna Covid por adelantado mientras el nivel de pobreza global aumenta

Este mes, Sandra Lindsey, una enfermera de cuidado critico de Long Island fue unas de las primeras en recibir la vacuna de covid en capacidad sin prueba.

Por Mike Talavera

Muchas de las vacunas de Covid irán a los países imperialistas que han puesto suficientes pedidos con compañías como Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson para inmunizar a sus poblaciones múltiple veces de acuerdo a un estudio de Duke University. Otro reporte publicado esta semana, por Oxfam, concluyo que millones alrededor del mundo perdieron sus trabajos este año y casi 3 mil millones no han recibido alguna ayuda financiera para ayudarl navegar la tormenta económica de la Nueva Depresión.

El imperialismo tiene la culpa por esta desigualdad, contrario a lo que dice la clase dominante que el coronavirus en el <<enemigo comun>>. La exportación de capital financiero de los países imperialistas, que ha resultado en la explotación de las naciones opresadas obligadas a aceptar estas condiciones, explica como el estado viejo de India fallo en procurar suficientes vacunas para tratar a la gente, aunque India fabricará más vacunas que cualquier otro país en 2021.

La solución ofrecida por los imperialistas es caridad, disfrazando un problema político como un problema moral. Bill Gates a liderado una iniciativa llamada Covax, que es respaldada por la Organización de Salud Global, para recaudar fondos con la meta de proveer mil millones de vacunas para 92 países de los más pobres. Los mil millones en un numero que capta la atención, solamente sería suficiente para inmunizar una cantidad chiquita de la gente en esos países. También recordemos que la caridad de los imperialistas no es gratis.

Aun si unos imperialistas fingen tener interés en la igualdad, como una clase de gente han sido un parasito para el resto del mundo por más de un siglo. Con cada crisis económico, los capitalistas monopolistas absorben a los capitalistas más pequeños, que les permite acumular más riqueza y dominio político. Desde el comienzo del año, los gobiernos estatales han gastado $11.7 billones de dólares en ayuda para la pandemia, con el 83% siendo gastado por 36 de los países más ricos y solamente .4% gastado en países pobres.

Muchos pensaron que el presidente electo, Joe Biden, hubiera manejado mejor las acciones del gobierno federal hacia el coronavirus, pero las diferencias en políticas presidenciales no cambiaria fundamentalmente la desigualdad creada por el imperialismo, adentro y afuera de los EE.UU.

A pesar de que los EE.UU., ha gastado más en ayuda durante la pandemia en comparación a otros países, mucha de la población en los EE.UU., sigue sufriendo. Las redes de bancos de alimentos pronostican un déficit de alimentos de 8 mil millones el próximo año, y las reclamaciones por desempleo continúan desafiando precedentes históricos.

El imperialismo estadounidense y otros países imperialistas han prometido donar el exceso de vacunas una vez que sus ciudadanos hayan sido tratados, pero los retrasos esperados en la producción de vacunas significan que estas “donaciones,” si alguna vez se dan, llegarían demasiado tarde.

SUPPORT REVOLUTIONARY JOURNALISM

While you’re here, please consider donating so we can continue serving the people with our reporting!

Click to Donate