Correspondencia obrera: Muranaka Farms, distribuidor más grande de cebolla verde en los EE.UU. descuida obreros durante pandemia

By Serran Soledad

Tribune of the People hablo con dos trabajadores de Muranaka Farms, el distribuidor más grande de cebolla verde en los EE.UU., sobre quejas relacionadas con el trabajo, incluyendo falta de precauciones para Covid 19 y alta rotación de personal.

Teniendo granjas en California, Arizona y México, Muranaka posee 450 acres de tierra en el condado de Ventura, empleando mas de 150 trabajadores en todo el condado para cosechar y trabajar en la fábrica de distribución en Moorpark.

Los dueños Harry, Charles y Roy Muranaka han describido su compañía como un “compañía de familia” y con buena paga.

Cuando fue entrevistado por Tribune, un distribudor en la fábrica describió su experiencia con Muranaka “como capitalistas. No comprenden la cantidad de trabajo y la técnica que se requiere para realizar el trabajo. A menudo regañan a nuestros gerentes por no ser tan eficientes como quieren que seamos. Se esperaba que compensáramos las ganancias perdidas fuera de nuestro control. El trabajo requiere mucha mano de obra y debido a que muchos trabajadores son indocumentados, se sienten presionados a no pedir más.”

Los trabajadores indocumentados constituyen el 75% de la fuerza laboral agrícola en California, donde las condiciones difíciles y las prácticas laborales injustas son comunes, y los trabajadores se ven obligados a guardar silencio por temor a ser despedidos.

El trabajador también describió haber visto una alta tasa de rotación de personal: “Yo diría que había entre 5 y 6 puestos en la línea de montaje que a menudo se desocupaban y eran reemplazados. Conté que tuvimos un poco más de 50 empleados en los últimos 6 meses que han trabajado allí.”

Dado quel único interés de los Muranaka son las ganancias obtenidas mediante la explotación de la mano de obra agrícola y en las fábricas de distribución, no es una sorpresa que su respuesta a los peligros de una pandemia en el lugar de trabajo haya sido casi inexistente.

Un trabajador que cosecha rábanos en Muranaka le dijo a Tribune, “A veces, la compañía hace cosas que no quiere que se sepa, como uno de los trabajadores salio positivo [para Covid-19]; no hubo junta al respecto ni advertencia para nosotros. Solo nos enteramos por los otros trabajadores que trabajaban dentro de esa área,” dijo.

“La compañía no nos ha preparado, el jefe para ser más específico; su único objetivo es producir y ganar dinero.”

La alta rotación de personal en Muranaka Farms significa que fácilmente pueden reemplazar a los trabajadores perdidos debido a Covid-19 u otros problemas relacionados con el trabajo en lugar de proporcionar medidas para garantizar su salud y seguridad.

El sindicato Americana de Agricultores (UFW) ha proporcionado máscaras en Muranaka Farms durante la pandemia, pero los trabajadores expresaron una participación mediocre de la unión en otras luchas diarias.

“Nuestro representante del sindicato nunca vino a visitarnos, preguntarnos o investigar nuestras condiciones. Esto significaba que no estaban calificados para defendernos cuando llegó el momento de las negociaciones del contrato. Los trabajadores estaban cobrando cuotas de sus cheques de pago y cuando llegó el momento de discutir o negociar, los trabajadores tenían que hablar por sí mismos.”

SUPPORT REVOLUTIONARY JOURNALISM

While you’re here, please consider donating so we can continue serving the people with our reporting!

Click to Donate