Correspondencia obrera: Escuelas por todo el EE. UU. vuelven abrir, maestros expresan oposición

Este artículo ha sido editado a petición de uno de los escritores debido a una cita errónea de uno de los maestros. Tribune of the People extiende sus disculpas al maestro, así como a nuestros lectores por el error.

Por Serran Soledad and Samuel Matteo

Los distritos escolares en todo EE.UU. se están preparando para reabrir y dar instrucción en persona. Tribune of the People habló con dos maestros que compartieron las condiciones que enfrentan como educadores que realizan clases híbridas.

En California, los distritos escolares han comenzado un proceso de reapertura a través de un programa híbrido, que ve el tiempo dividido entre el aprendizaje en persona y el aprendizaje a distancia.

Tribune habló con un maestro de escuela primaria en el Distrito Escolar Unificado de Ventura (VUSD), donde 16 escuelas primarias están participando actualmente en el programa híbrido.

“Volvimos a la escuela el 7 de diciembre, mientras que el resto del país dudó en volver a clase,” dijo el maestro a Tribune. “Siento que somos conejillos de indias para las escuelas primarias.”

Con varios estudiantes y profesores ya expuestos a Covid-19 en las escuelas, los maestros de VUSD han expresado su descontento con su sindicato, la Asociación de Educación Unida de Ventura (VUEA).

Al examinar a la mitad de sus 800 miembros en septiembre, la VUEA encontró que 71% votó en contra del aprendizaje híbrido o en cohortes (grupos pequeños), señalando la preocupación por el aumento de trabajo y mayores riesgos para la salud de los maestros, estudiantes y sus padres.

A pesar de la oposición, que ha crecido a un 80% de los miembros encuestados, los líderes sindicales se han puesto de acuerdo con la administración en su decisión de avanzar con la reapertura parcial, estableciendo con mayores medidas de precaución para aquellos en el campus.

Los maestros de la comunidad de clase obrera de Southbridge, MA, presentaron una petición con 133 firmas exigiendo que el distrito escolar pase a un modelo de aprendizaje completamente remoto para las primeras tres semanas de enero. La petición fue rechazada inmediatamente por el superintendente del distrito.

“He visto que [VUEA] es demasiado amigable con la gente, siendo indulgente con el consejo escolar,” dijo el corresponsal. “El propio Consejo Escolar decidió no realizar reuniones del consejo en persona, lo cual es hipócrita porque todavía enviarán a los maestros de regreso a la escuela.”

Un educador entrevistado por Tribune dijo que la política actual era seguir siendo híbrida hasta que el número de personal que estaban enfermos o en cuarentena “no sea factible mantener el edificio abierto” y que “la política de rastreo de contactos del distrito es realmente estrecha y conduce a situaciones en las que un estudiante vendrá a la escuela, irá de clase a clase, dará positivo ese mismo día, y de alguna manera, solo una persona será enumerada como ‘contacto cercano’.”

Southbridge es controlado directamente por un receptor designado por el estado en lugar de por un Consejo Escolar o superintendente elegido localmente, lo que permite a la administración ignorar las demandas de los maestros a favor del “plan de respuesta” creado por el estado. En este caso, la administración de la escuela ha seguido fielmente el mandato del gobernador Charles Baker para que los estudiantes vuelvan al aprendizaje en persona, incluso en comunidades que están clasificadas como áreas de “zona roja” con un “alto riesgo” de transmisión de COVID.

En todo Massachusetts hay un creciente conflicto entre los maestros y la administración sobre la cuestión de traer a más estudiantes físicamente a la escuela. Este año los maestros han hecho huelgas en las comunidades de Sharon, Brookline y Andover, a pesar de que es ilegal que los maestros lo hagan.

El 15 de diciembre, más de 100 sindicatos de maestros de Massachusetts presentaron una votación de censura contra el Comisionado Estatal de Educación, Jeffrey Riley, debido a su manejo de la educación de la era pandémica.

La Asociación de Comités escolares de Massachusetts y la Asociación de Superintendentes escolares de Massachusetts presentaron una carta exigiendo que el estado intervenga para “proporcionar liderazgo a nivel estatal para evitar que los sindicatos detengan los planes de reapertura.”