Opinión: Apoyar a la familia de Alex Gonzales Jr.

Por Ed Dalton

Los medios de comunicación de la clase dominante no perdieron tiempo después de que Alex Jr. fuera asesinado por el Departamento de Policía de Austin (APD), y presentaron la declaración de la policía como si fuera un hecho indiscutible. A medida que pasan los días y la familia Gonzales, una familia de clase obrera, lamenta la pérdida de su hermoso hijo, se hace más claro que las declaraciones de APD no son hechos, sino un giro mediático para absolver al APD de cualquier delito. Los llamados “periodistas” agregan insulto a la herida, desesperados por proteger a la policía que asesina a la juventud de la clase obrera.

La familia Gonzales es una fuente más confiable en la opinión de este escritor, no fueron ellos quienes mataron a tiros a los hombres y mujeres de la clase obrera de nuestra ciudad durante décadas y más. No fueron ellos los que permitieron que los asesinos de Mike Ramos caminaran libres todo este tiempo. ¿Cómo recuerdan a Alex Jr.? Como un joven con un bebé recién nacido al que amaba. Ellos saben, y nuestros lectores deben saber, que Alex Jr. fue abordado por un oficial de APD fuera de servicio en un vehículo civil. Ellos conocían a Alex Jr. y qué tipo de hombre era; saben que su primer acto, que se puede ver en el video, fue ir a ver cómo estaba su pareja, que fue herida con un balazo, y su segundo acto, fue ir con su hijo recién nacido, de solo dos meses. Fue en este momento que APD le disparó varias veces a Alex Jr.

¿Qué padre nuevo sometido a tal ataque no se apresuraría a ayudar a su hijo? En el video del asesinato no se puede ver ningúna arma en la mano de Alex Jr. Los policías de guardia que llegaron nuevamente tomaron la palabra de su cómplice como un hecho, y lo hicieron de manera selectiva. Se puede escuchar al oficial fuera de servicio diciendo que el arma está en el asiento del conductor cuando llama al 911, sin embargo, dispararon cuando se acerca al asiento trasero para ver cómo estaba su bebé. La policía asesinó a Alex Jr. sin ningún interés en neutralizar una amenaza potencial. Buscaron matar a un objetivo y asegurarse de que estaba muerto, disparando más de diez balas contra Alex Jr., a su pareja y madre de su hijo, y a su bebé recién nacido. El acto cruel debería llevar a nuestros lectores al borde de las lágrimas.

Los medios que repiten los reclamos de la policía como hechos son los mismos que estereotipan a los jóvenes latinos como Alex Jr. como mafiosos, como elementos criminales sin figuras paternas, etc. Ahora el hijo de Alex Jr. no tendrá a su padre, excepto en su corazón. Alex Jr. tuvo un padre, Alex Sr., y tuvo una madre y una hermana, los cuales están decididos a luchar por él. Tribune of the People ha decidido apoyar a la familia Gonzales y está totalmente comprometido con su lucha. Esto significa primero defender la memoria de Alex Jr. del ataque posterior de la policía y de los medios que colaboran con la policía.

Alex Jr. se interpuso entre su pareja y su hijo mientras APD les disparaba bala tras bala, era un héroe, defendiendo a su familia joven. Toda la comunidad debe unirse en torno a la familia Gonzales, incluido el bebé recién nacido de Alex Jr., que vive en gran parte debido a las decisiones que Alex Jr. tomó esa terrible noche.

Apoyar a la familia Gonzales significa apoyar la lucha contra los asesinatos policiales, significa ponerse del lado de los trabajadores honestos que pierden a sus seres queridos además de luchar para llegar a fin de mes. Tribune of the People ha hecho un llamado de apoyo. Hay quienes pueden salir a la calle, a los juzgados, a la prensa, y hay quienes también pueden donar, todo esto ayuda a realizar la autodefensa frente a la policía.

Por favor donen lo que puedan, las donaciones van directamente a la familia que se comprometió a luchar; sus donaciones son una declaración política de que estos valientes luchadores no están solos, que Alex Jr. no estaba solo. La familia está sufriendo y debemos unirnos para ayudarlos por todos los medios posibles.

APD es culpable de otros asesinatos. El jefe de APD, Brian Manley, es culpable de unos delitos más graves, y el planificador de la ciudad de Austin, Spencer Cronk, ya se ha revelado como un enemigo del pueblo. Las alimañas en el sindicato de la policía son quizás las peores de este grupo, si estan enojados porque otro miembro de la comunidad fue asesinado, comience con estos enemigos de clase, pero no se detenga allí.