Santa Paula: Comunidad protesta nueva administración imperialista y reclama fin de Centros de Detención de Niños.

Por Serran Soledad

El miércoles, los Boinas Marrones de Santa Paula, con el apoyo de varias organizaciones comunitarias en Ventura County, lideraron una marcha de 50 personas por la ciudad agropecuaria situada solamente 65 millas al norte de Los Ángeles.

La protesta, que exigió la liberación del estimado 48,000 jóvenes indocumentados confinados en instalaciones del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), , formaba parte de un llamamiento nacional a la acción, en lo que capítulos de los Boinas Marrones a través de los E.U. protestaron y colocaron banderas en un intento de ejercer presión sobre la administración de Biden/Harris.

Antes de la marcha, un equipo de SWAT, completo con SUVs y un Jeep militarizado, se desplegó en Teague Park, donde iba a comenzar la protesta.

La policía de Santa Paula rastreó el parque con perros en lo que parecía una breve búsqueda de pruebas, algo que los miembros críticos de la comunidad percibieron como un intento de intimidarles con una gran demostración de fuerza.

Esta maniobra reaccionaria no consiguió desanimar a nadie y la marcha comenzó, pasando por varios barrios de clase trabajadora. Los tambores de Danza Azteca y cantos de protesta resonaron, atrayendo observadores de sus casas para demostrar su apoyo.

“They put the kids in a cage! Now they feel the people’s rage! (“¡Han metido a los niños en una jaula! Ahora sienten la rabia del pueblo¡”) gritaba la multitud, mientras se dirigía a un paso elevado de la autopista.

Una vez en el paso elevado, los manifestantes se concentraron y corearon, y pegaron pancartas en las que se podía leer “No más niños en jaulas” y “Derretir el ICE con la revolución”.

La policía se situó en ambos extremos de la autopista, mientras la marcha se adentraba en otro barrio residencial, deteniéndose en un callejón sin salida donde decenas de miembros de la comunidad miraban, algunos levantando los puños y uniéndose a las consignas.

La presencia de la policía aumentó a medida que el sol se ponía y la protesta llegaba a su tramo final. Aproximadamente entre 10 y 15 todoterrenos de la policía cubrían ambos extremos de la franja del bulevar Harvard, y algunos seguían directamente detrás de la marcha.

La protesta concluyó con los miembros de los Boinas Marrones destacando la necesidad de seguir presionando al gobierno de Biden/Harris, dos imperialistas complacientes que han recabado gran parte de su apoyo basándose en promesas de reforma liberal y la “restauración de la democracia estadounidense.”

Cuando se le preguntó si las condiciones para los jóvenes indocumentados cambiarían bajo la administración de Biden, un oficial de los Boinas Marrones dijo a Tribune of the People: “No lo creo; la forma en que funciona el sistema es como una rueda gigante. Sólo porque salga un presidente, y todas sus leyes y su sistema sean un poco desechados, creo que el sistema sigue siendo un sistema, es una rueda giratoria.”