Houston: La mala gestión de la tormenta invernal pone en peligro a millones de residentes

Foto de David J. Phillip de Associated Press

Por Trent Moss

La mala gestión capitalista ha dejado a más de un millón de residentes de Houston sin electricidad y a muchos sin agua ni comida frente a una enorme tormenta invernal que azotó a Texas el domingo por la noche.

Algunos residentes han estado sin electricidad desde el domingo, mientras que otros han estado sujetos a apagones continuos que se implementaron sin previo aviso ni horario. A pesar de los cortes de energía y las temperaturas bajo cero, CenterPoint Energy envió facturas de electricidad a los residentes, adjuntando descaradamente una lista de formas de mantenerse calientes. CenterPoint no prevé que la energía regrese a la mayoría de las personas hasta el 20 de febrero.

Se han reportado más de 300 casos de intoxicación por monóxido de carbono en el condado de Harris debido a que las personas usan aparatos de gas para mantenerse calientes. Esto ha provocado la muerte de varias personas, la mayoría de las cuales son niños pequeños.

La incapacidad de la ciudad para climatizar la infraestructura ha provocado que muchas tuberías reventadas arruinen las casas de las personas, y la ciudad ha declarado que no es responsable de los daños. Muchas personas se encuentran actualmente sin agua y toda la ciudad permanece en un aviso de hervir el agua. Los hospitales han tenido que cancelar citas y limitar los servicios por falta de agua.

La mayoría de las tiendas de comestibles y los restaurantes están cerrados o funcionan a capacidad reducida. Las pocas tiendas de abarrotes abiertas tienen estantes vacíos, y se raciona la compra de alimentos básicos como pan, huevos, leche y agua embotellada. Las tiendas de la ciudad aprovecharon las precarias condiciones para aumentar el precio de los bienes. 24-Seven, una tienda de conveniencia en 3rd Ward, subió el precio de las cajas de agua embotellada a $ 36 y el precio de la gasolina a $ 2,45.

Para aquellos que no pueden quedarse en casa, la ciudad abrió un refugio público en el Centro de Convenciones George R. Brown. Una familia que vive en el complejo de apartamentos de Parker Square le dijo a Tribune cómo luchó para llegar de su apartamento al centro de convenciones:

“El administrador del apartamento nos dejó en la oscuridad y no quitó la nieve en el estacionamiento para que pudiéramos llegar a un lugar cálido”. Después de viajar millas por carreteras heladas, tratando de evitar accidentes, llegaron al centro de convenciones solo para ser rechazados, ya que el centro había alcanzado la capacidad de 800 personas.

En el cercano condado de Galveston, los funcionarios solicitaron un camión refrigerado para almacenar los cuerpos de las personas que murieron congeladas. A medida que se acumulan las estadísticas de los que han muerto por exposición, accidentes de tráfico y envenenamiento por monóxido de carbono, queda claro que las fuerzas de la naturaleza no son responsables de estas muertes, sino de la búsqueda de ganancias que ha costado la vida a tantos.


Tribune anima a nuestros lectores a apoyar a los activistas revolucionarios que trabajan para servir a la gente en este desastre antinatural capitalista. Grupos como United Neighborhood Defense Movement se han estado organizando para satisfacer las necesidades de la gente sobre el terreno. Dona aquí: https://fundrazr.com/f1mA77


SUPPORT REVOLUTIONARY JOURNALISM

While you’re here, please consider donating so we can continue serving the people with our reporting!

Click to Donate