8 de Marzo – Conmemoración al Día Internacional de la Mujer Trabajadora

Por el Consejo Editorial

El Día Internacional de la Mujer Trabajadora (IWWD, International Working Women’s Day), celebrado el 8 de Marzo de cada año, es una celebración militante que observa la fuerza y la organización de las mujeres proletarias, pero no es un día solo para las mujeres, ya que tiene importancia histórica para los proletarios de todo el mundo. Empezó la Revolución de Febrero en Rusia el 8 de marzo de 1917. Eran las mujeres trabajadoras que lideraban la primera carga en San Petersburgo.

El día festivo se origino en 1910 con la Conferencia Internacional de la Mujer Trabajadora, donde Clara Zetkin propuso la celebracion del “Día de la Mujer” como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora en todo el mundo cada año el 8 de marzo. La conferencia estuvo de acuerdo y acepto hacerlo. 

Alexandra Kollontai expresó que IWWD, habiendo logrado tanto, pero no era suficiente , y que la lucha debia continuar bajo el socialismo para emancipar plenamente a las mujeres:

“Estamos en el proceso de luchar por el comunismo y estamos rodeados por el mundo que hemos heredado del pasado oscuro y represivo. Los grilletes de la familia, de las tareas domesticas, de la prostitución todavía pesan mucho sobre la mujer trabajadora. Las mujeres trabajadoras y las campesinas solo se pueden liberar de esta situación y lograr la igualdad en la vida misma, no solamente adentro de la ley, pero si ponen todas sus energías en hacer de Rusia una sociedad verdaderamente comunista.”

Los maoístas entedian que este sentimiento esta intrínsecamente vinculado a la cuestión de la Revolución Cultural presentada por el presidente Mao Zedong mucho tiempo después. Las opiniones del Presidente Mao sobre la necesidad del papel de la mujer en la revolución son claras en su propio axioma de que “las mujeres sostienen la mitad del cielo” y su afirmación de que “la emancipación de la mujer es parte integral de la liberación del proletariado.”

IWWD es un día para celebrar el internacionalismo y honrar a importantes líderes revolucionarias, como la camarada Norah, Clara Zetkin, Jiang Qing, Rosa Luxemburg y Sandra Lima.

El marxismo aboga por la emancipación de la mujer a través de la revolución socialista y no defiende la “liberación” de la mujer del “patriarcado”. El marxismo sostiene que la raíz de la opresión de las mujeres es el surgimiento de la propiedad privada y la sociedad de clases, que el primer acto de opresión de clase fue la opresión de las mujeres. El argumento de la liberación/patriarcado de las mujeres afirma incorrectamente que la contradicción principal es la que existe entre las mujeres y los hombres, pero como marxistas insistimos en que esta contradicción es secundaria—la principal contradicción para las mujeres es entre las mujeres y la propiedad privada, que se centra principalmente en las mujeres trabajadoras. Destacamos la posición correcta y clara de José Carlos Mariátegui (fundador del Partido Comunista del Perú): “La clase diferencia a los individuos más que el sexo.”

El marxismo responde a la pregunta de las mujeres y ha liderado las luchas de las mujeres durante más de 100 años; por lo tanto, no usamos la palabra “feminismo” para describir nuestras opiniones sobre la emancipación de las mujeres a través de la revolución socialista y su continuación bajo la dictadura del proletariado. No buscamos reivindicar el titulo de “feminista” para nosotros mismos y no cedemos en la pregunta de movilizar a las mujeres como fuerza para la revolución proletaria.

El marxismo se opone directamente a la violencia sexual de las mujeres, tanto en sus formas legales como ilegales. Por lo tanto, los revolucionarios se oponen al saneamiento de la prostitución (lo cual sigue siendo violencia sexual) con la terminología del posmodernismo como el “trabajo sexual”, etc. Oponerse a la prostitución y tratar de abolirla a través de la revolución socialista significa apoyar la rehabilitación de las mujeres que han sido forzadas o económicamente coaccionadas en este comercio.

Es importante partir de una posición de marxismo, como lo esboza el Movimiento Femenino Popular del Peru, quienes escribieron: “La condición de la mujer se sustenta en las relaciones de propiedad, en la forma de propiedad que se ejerce sobre los medios de producción y en las relaciones productivas que sobre aquellas se levantan.” Para desarrollar una comprensión suficiente de la distorsión de la cuestión de la mujer, continuan: “… la opresión anexa a la condición femenina tiene como raíz la formación, surgimiento y desarrollo del derecho de propiedad sobre los medios de producción y que por tanto, su emancipación esta ligada a la destrucción de tal derecho.”

Como se explica en la obra “El marxismo, Mariátegui y el movimiento femenino,” algunos marxistas autoproclamados intentan distraer la atención de la raíz de la opresión de las mujeres argumentando que no esta ligada en la propiedad privada sino en la división sexual del trabajo.

El capitalismo mismo establece la condición previa de la emancipación de la mujer con su incorporación a la producción. El capitalismo también utilizara la mano de obra de las mujeres para bajar los salarios y hará todo lo posible para dividir los intereses de todos los trabajadores. El papel de las mujeres en la producción es fatal para el capitalismo, y es otra manifestación de que el capitalismo hace sus propios sepultureros. Las mujeres trabajadoras se enfrentan a la opresión tanto como mujeres como trabajadoras, convirtiéndolas en un sector decisivo de la clase.

¡Tribune of the People saluda a todas nuestras hermanas de la clase obrera a medida que se acerca esta importante fiesta proletaria, y defiende todos los esfuerzos emprendidos para movilizar a las mujeres como una fuerza poderosa para la revolución proletaria!

¡El éxito de la revolucion depende del grado en que participen las mujeres!

¡Viva el Día Internacional de la Mujer Trabajadora!

One thought on “8 de Marzo – Conmemoración al Día Internacional de la Mujer Trabajadora

Comments are closed.