Corresponsales obreros: electricistas sufren bajo el control del contratista del programa de aprendizaje

Por Oliver Powell

Un programa de aprendizaje descrito por la Hermandad Internacional de Trabajadores de la Electricidad (IBEW) en Texas es un programa de “ganar mientras se aprende” para los nuevos trabajadores de la electricidad que se basa en normas estrictas y obligaciones contractuales para mantener los salarios por debajo de la media profesional. Esto es principalmente porque los contratistas privados pueden controlar el programa de aprendizaje y suprimir los salarios de los aprendices.

Los aprendices descubrieron que, con el paso del tiempo, sus salarios no reflejan el nivel de cualificación que poseen los aprendices y los oficiales con licencia dentro del programa. Después de obtener la licencia de oficial, un aprendiz está ganando 6 dólares/hora menos de lo que le corresponde dentro del sindicato en base a su licencia, y está obligado por contrato a cumplir un contrato de 10 años con el IBEW bajo la amenaza de una demanda de 10.000 dólares.

“Después del segundo año, el contrato no beneficia al aprendiz,” dijo el aprendiz a Tribune. “Así que te da ese trabajo de 15 dólares/hora de inmediato, pero es una enorme trampa. Acabas dándoles diez años de toda tu vida.” Después de ocho años, si el aprendiz está dispuesto a dejar el IBEW, el sindicato sigue teniendo derecho a demandarlo por romper el contrato.

Los contratistas privados controlan financieramente el programa de aprendizaje, y sus beneficios pagan a los administradores que lo supervisan, influyendo en sus decisiones.

Para luchar contra estos bajos salarios y la amenaza de represalias legales, el aprendiz dijo: “Tendríamos que organizarnos. Sólo necesitamos una lista clara de lo que queremos, y ponernos todos de acuerdo en que ‘esto es lo que vamos a hacer’. Sólo tenemos que desafiar a nuestro propio sindicato, y a todo este contrato. Necesitamos algo nuevo.”

Sin embargo, si sus jefes descubrieran que los aprendices se están organizando al margen del sindicato, dijo a Tribune, “creo que [los contratistas] irían al sindicato y les dirían que nos controlaran.” Para que se cumplan sus exigencias, dijo, los trabajadores tendrían que levantarse y decir: “Ya no reconocemos al IBEW.”