Corresponsales obreros: Enfermeras de Worcester inician huelga para mejorar condiciones de trabajo

Por Vincent Cross

El lunes por la mañana, cientos de enfermeras se reunieron frente al Hospital St. Vincent de Worcester, Massachusetts, para marcar oficialmente el inicio de su huelga para mejorar las condiciones de trabajo y aumentar la dotación de personal. Las enfermeras llevan años exigiendo una mayor dotación de personal y una menor proporción entre pacientes y enfermeras, y el mes pasado votaron abrumadoramente a favor de autorizar una huelga si la administración seguía negándose a satisfacer sus demandas.

Los coches que pasaban tocaban el claxon en señal de apoyo a la línea de piquete, y tanto el Local 170 de los Teamsters como la Asociación de Educación de Worcester enviaron a docenas de miembros en apoyo de las enfermeras.

Las enfermeras de St. Vincent, como muchas otras en todo el país, están sobrecargadas de trabajo y tienen que lidiar con niveles de personal que son intencionalmente bajos, lo que hace que las enfermeras tengan que escoger a cuáles pacientes pueden atender de manera adecuada, así prestando menos atención a otros pacientes.

“Tenemos que atender a muchos pacientes y se ha llegado al punto que no podemos dedicar tiempo a ayudar los pacientes físicamente inmóviles y discapacitados a ir al baño y por ello tenemos que darle pañales para adultos en cambio,” dijo una enfermera al Tribune.

Otros pacientes han recibido sus medicamentos más tarde de lo prescrito o se han caído y se han hecho herido debido a estos bajos niveles de personal.

El hospital St. Vincent, administrado por la empresa basado en Texas, Tenant Healthcare, funciona con un modelo de “programación flexible” que sólo exige mantener el mínimo de personal médico disponible en cualquier momento. Los turnos de las enfermeras se cancelan horas antes de que empiecen porque la administración los considera “excesivos”. Este modelo no deja margen para los aumentos de demanda o las urgencias inesperadas, lo que da lugar a una mala calidad de atención y a condiciones peligrosas para los pacientes.

El modelo “flexible” permite al hospital mantener una proporción de paciente-enfermera mucho mayor que la permitida técnicamente en el contrato actual. En declaraciones, la directora ejecutiva del hospital St. Vincent, Carolyn Jackson, ha dicho que está “decepcionada” porque “nuestras enfermeras hayan optado por la huelga en medio de una pandemia mundial” y ha intentado dividir a las enfermeras agradeciendo la “valentía” de las que han cruzado los piquetes desafiando las “tácticas de intimidación del sindicato”.