Houston: La policía le dispara a un niño de un año en la cabeza, la madre anuncia una demanda

Por Helen Milne

Daisha Smalls anunció el miércoles que demandará al Departamento de Policía de Houston (HPD) después de que su hijo de un año, Legend, fuera baleado en la cabeza por un oficial del HPD, identificado sólo como E Garza, el 3 de marzo. HPD disparo contra el vehículo en el que estaba Legend mientras perseguía a Broderick Woods, un sospechoso de robo.

Woods huía de la policía cuando intentó robar el auto de Daisha Smalls mientras ella hechaba gasolina. Ella se negó a darle el coche, proclamando en voz alta que su hijo pequeño estaba en el asiento trasero. La policía llegó y abrió fuego varias veces, matando a Woods e hiriendo de gravedad a Legend.


La policía ha afirmado que no sabía que el bebé estaba en el coche y que las lesiones que sufrió eran una herida de “rozadura.” Sin embargo, Legend ha pasado las dos semanas desde el incidente en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Los médicos han tenido que extraer una parte del cráneo para remover la bala y aliviar la hinchazón. Legend ha tenido más de diez convulsiones desde que fue ingresado en la UCI pediátrica hace dos semanas.

Daisha Smalls no ha dejado el lado de su hijo en dos semanas. “Mi hijo ha estado luchando todos los días por su vida,” le dijo a ABC 13, afiliada a los medios de comunicación monopólicos. “Está luchando para respirar por su cuenta. Mi bebé no se lo merecía. Extraño a mi hijo. Quiero que vuelva como antes.”

Desde que Smalls anunció la demanda, el oficial que le disparó a Legend fue puesto en licencia administrativa pagada y no ha sido identificado por su nombre completo, sólo como E Garza. El jefe del HPD, Art Acevedo, publico una declaración pública oportunista para expresar sus condolencias por el niño, a pesar de que fueron sus oficiales los que dispararon contra el auto en el que estaba Legend.

Este caso es el primer gran escándalo policial en HPD desde que Acevedo anunció su dimisión como jefe de policía de Houston para asumir el puesto de policía más alto en Miami. Acevedo, que era el jefe de policía de Austin antes de mudarse a Houston, obtuvo atención nacional el año pasado por arrodillarse y hacer un discurso viral durante las protestas después del asesinato de George Floyd. Este oportunismo hueco está expuesto, ya que su fuerza ha puesto a un niño de un año en la UCI y continúa brutalizando al pueblo de Houston.

La familia ha organizado una recaudación de fondos para ayudar al infante Legend en su recuperación médica. Tribune anima a sus lectores a donar y compartir, y a difundir la noticia de otro crimen policial contra la gente.

SUPPORT REVOLUTIONARY JOURNALISM

While you’re here, please consider donating so we can continue serving the people with our reporting!

Click to Donate