Biden suprime fotos de campos de detención de niños migrantes, negando acceso a los abogados

Crédito de la foto: Oficina del Representante Henry Cuellar a través de Associated Press.

Por David Martinez

Esta semana se reveló que Joe Biden ha intentado restringir las fotos que muestran el creciente número de niños migrantes detenidos en campos de detención a lo largo de la frontera sur con México. Durante varias semanas, la administración Biden ha negado a los medios de comunicación y a los abogados el acceso a las instalaciones en un esfuerzo por suprimir imágenes e informes que exponen que el atroz trato del imperialismo estadounidense a los migrantes de países oprimidos, ya sean niños o adultos, es básicamente lo mismo bajo Biden que lo fue bajo Trump, o Obama antes de eso.

Además de tratar de enterrar cualquier exposición de condiciones en las instalaciones, la administración de Biden ha hecho esfuerzos adicionales para negar a los abogados el acceso al interior de las operaciones de detención como la instalación en Donna, Texas. Los niños detenidos han testificado a los abogados que a veces van días sin acceso al exterior. Hasta el sábado pasado, se informó de que la mitad de los 10.000 migrantes que actualmente se encuentran bajo custodia del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) eran menores no acompañados, aunque el 40% de los niños detenidos tienen familia a la que pueden ser liberados. En total, 15.000 niños están detenidos por el CBP y el Departamento de Seguridad Nacional.

Las fotos del centro de detención de la patrulla fronteriza en Donna fueron publicadas por el político del Partido Demócrata Henry Cuellar, quien dice que lo hizo porque a los medios de comunicación se le negaba el acceso a la instalación. Al mismo tiempo, buscó simpatía por los agentes de las patrullas fronterizas que están observando a los niños y culpó a los países centroamericanos por no dejar claro el mensaje de que sus ciudadanos no deberían migrar a los Estados Unidos. 

El imperialismo Estadounidense patrulla violentamente sus fronteras en respuesta a los miles de migrantes desesperados que huyen de las miserables condiciones en sus países de origen, que son el resultado directo de la desestabilización de sus sociedades por parte de Estados Unidos. El papel del imperialismo Estadounidense es principal en cualquier análisis de la llamada “crisis de inmigración”, pero esto está oscurecido por los medios de comunicación monopolistas y los políticos que ahora utilizan las imágenes de niños apiñados bajo mantas espaciales plateadas y hacinados en centros de detención para generar titulares o llamar la atención sobre ellos mismos.

Al igual que los políticos demócratas que impulsaron la exposición de las instalaciones de detención de niños de Southwest Key en 2018, cualquier reclamo de preocupación por las vidas de los inmigrantes se ve totalmente socavada por la defensa por parte de estos políticos del estado imperialista estadounidense y sus falsas proposiciones de que se trata simplemente de una “crisis humanitaria” que puede resolverse mediante cambios de política y ayuda exterior. Se presentan a sí mismos como los “buenos funcionarios” que intentan hacer todo lo posible en una “situación difícil”; en realidad preservan la causa principal del sufrimiento de los migrantes: La explotación y la intromisión del imperialismo estadounidense en los asuntos de los países oprimidos de América Latina y del mundo entero.