Charlotte: Alguaciles de EE.UU. disparan y matan a un hombre negro desarmado, la familia organiza una vigilia

Por Julian Oddo

El martes por la madrugada, los alguaciles estadounidenses de Charlotte asesinaron a Frankie Jennings, un hombre negro desarmado de 32 años, en presencia de su hijo en una gasolinera de Plaza Parkwood. La familia y los amigos de Jennings, que le llamaban “Pop”, celebraron una vigilia por la noche tras el asesinato, el mismo día que inicialmente se preparaban para celebrar el cumpleaños de Jennings.

La situación horas después de que la policía matara a Jennings
Frankie Jennings, 32

Tribune habló con testigos presenciales en la gasolinera Den’s Mart, que declararon que varios alguaciles de EE.UU. se acercaron a Jennings mientras llenaba su coche de gasolina para arrestarlo debido a órdenes de detención pendientes. Se produjo un forcejeo entre Jennings y uno de los alguaciles, antes de que el agente sacara su pistola y le disparara. Varios testigos corroboraron que Jennings estaba desarmado durante el incidente y que nunca sacó un arma. El hijo pequeño de Jennings estaba presente en el momento del tiroteo y fue testigo del asesinato.

Decenas de agentes del Departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg (CMPD) llegaron poco después, impidiendo que nadie se acercara a la zona. La policía dejó el cuerpo de Jennings en el suelo del estacionamiento durante más de tres horas.

Los medios de comunicación de la clase dirigente se han apresurado a calumniar a Jennings, enumerando sus órdenes de detención y promoviendo la versión policial de que se encontró un arma suya en el lugar de los hechos. La policía se ha negado a responder dónde se encontró el arma, y los testigos afirman que Jennings estaba desarmado cuando el alguacil le disparó.

La noche del asesinato de Jennings, a pocos metros de donde su sangre aún manchaba el suelo, su familia, junto con miembros de la comunidad y activistas, celebró una vigilia con velas en su honor. Alrededor de 75 personas de la zona estaban presentes con carteles que decían “Justicia para Frankie”, ” Release the Tapes” y ” Feliz Cumpleaños Pop”.

La hermana de Jennings, Latannya, que en un principio estaba de visita en Charlotte para celebrar el cumpleaños de su hermano, se dedicó a elogiarlo y a abogar por la defensa del vecindario, diciendo a la multitud: “Era un padre, era un hijo, era un hermano, era un tío, y ustedes mataron a un inocente, ¿para qué?”

Los asistentes exigieron que se hicieran públicas las imágenes y el nombre del agente. Los Alguaciles de EE.UU. no están obligados a llevar cámaras corporales, así que la única grabación del asesinato procedería de las cámaras de seguridad de la gasolinera.

En declaraciones a las noticias locales de la clase dirigente, los miembros de la familia señalaron que el reciente tirador de masas de Colorado fue detenido vivo después de matar a diez personas, mientras que Jennings, que nunca mató a nadie, fue condenado a muerte por órdenes de detención pendientes.

El CMPD está dirigiendo la investigación del tiroteo, sin embargo, ni el CMPD ni los US Marshals han dado a conocer ningún detalle. Históricamente, los oficiales del CMPD han quedado sin castigo por sus asesinatos y brutalidad contra el pueblo.

Tribune anima a sus lectores a donar al fondo funerario de Jennings organizado por su familia.