Corresponsales obreros: NXP Semiconductores presiona a los trabajadores para reanudar producción a pleno rendimiento

Por Brian Martel

Desde la tormenta de invierno que azotó Texas el mes pasado, los trabajadores de la planta de NXP Semiconductores de Austin se han vistos presionados para acelerar la producción y mantener unos estándares estrictos a bajo de amenaza de despido.

NXP Semiconductores está afiliada con otras empresas del monopolio, como Philips y Motorola, y cuenta con dos instalaciones de fabricación en Austin.

Los trabajadores de la fábrica se dividen entre contratistas, contratados a través de Randstad, y empleados a tiempo completo, contratados a través de NXP. Los contratistas apenas tienen tiempo libre remunerado y no pueden avisar que están enfermos sin perder la oportunidad de ser contratados a tiempo completo.

Durante la tormenta, a menudo no se les comunicaba a los contratistas si tenían que presentarse hasta el día mismo. El 15 de febrero, la fábrica cerró durante dos semanas porque los servicios esenciales de la planta no funcionaban. Durante ese tiempo, Randstad no comunicó a los trabajadores si les iban a pagar o no, hasta que se les preguntaron directamente.

“Durante la crisis invernal fueron mis compañeros los que se informaron, no los jefes, que probablemente se sentaron cómodos durante todo el tormento,” dijo un trabajador a Tribune.

Desde la reanudación de la producción, NXP ha incentivado las horas extras al ofrecer el doble de sueldo a los trabajadores de jornada completa. A los contratistas que trabajan en puestos de operario no les hizo esta oferta, sino que se esperaba que trabajaran más para tener la oportunidad de ser contratados a tiempo completo. Los jefes utilizan estas tácticas para dividir a los trabajadores y provocar conflictos entre ellos, para que no se organicen contra los patrones y las prácticas de contratación de NXP.

Para reanudar a plena producción más pronto, se esperaba que los trabajadores hicieran pruebas con todas las herramientas y que tomaran descansos más cortos. Se ha esperado que la gestión inferior realice varias tareas difíciles simultáneamente. La gestión inferior y los operarios son despedidos en mayor cantidad por errores normales mientras la gestión superior eludió el trabajo y se tomó tiempo pagado durante este periodo.

“A NXP le gusta hablar de que somos una familia y de que se preocupan por la seguridad del personal, pero en la práctica sólo se preocupan por sus accionistas,” dijo un trabajador a Tribune. “Las pláticas sobre la familia y la comunidad son sólo para ellos mismos.”