Brasil: ¡Viva la resistencia de los campesinos del Campamento Manoel Ribeiro!

La siguiente es una traducción no oficial de la Comisión Nacional de la Liga de Campesinos Pobres (LCP) sobre la resistencia victoriosa que se viene dando en el Campamento Manoel Ribeiro.


¡EVITAR QUE EL GOBIERNO DE RONDÔNIA COMETE OTRA MASACRE DE CAMPESINOS!

Dadas las presiones de los terratenientes ladrones de la Unión, desde finales de marzo el gobernador de Rondônia, coronel de la policía militar Marcos Rocha, viene preparando una nueva masacre de campesinos en la misma región y en las mismas tierras donde se produjeron los episodios conocidos como La “masacre de Corumbiara” ocurrió, en agosto de 1995.

Desde entonces, ha gastado ríos de dinero para movilizar un verdadero aparato de guerra contra las familias campesinas del campamento Manoel Ribeiro, que desde agosto de 2020 se han apoderado de la finca Nossa Senhora Aparecida, última parte de la antigua finca Santa Elina, en el municipio de Chupinguaia, cercano al municipio de Corumbiara.

Además de la presencia de miembros del propio alto mando de la Policía Militar en el latifundio Nossa Senhora Aparecida, quien está al mando de todo este operativo de guerra contra los campesinos, que cínicamente lo llaman “paz en el campo”, no es otro que el carnicero de Santa Elina, Coronel de la Policía Militar José Hélio Cysneiros Pachá, quien en 1995 fue uno de los policías militares que comandó los asesinatos y torturas contra campesinos en la finca Santa Elina y hoy permanece impune como secretario de seguridad en el gobierno de los igualmente militares. el gobernador policial Marcos Rocha.

Desde finales de marzo, esta operación de guerra contra los campesinos ha cometido todo tipo de delitos e ilegalidades. Las familias del campamento de Manoel Ribeiro están sitiadas por el aparato policial. Las carreteras de la región están sitiadas y los vecinos que pasan son abordados, sometidos a registros humillantes, interrogatorios, intimidaciones y amenazas. En estos enfoques, incluso exigen ilegalmente la contraseña en sus teléfonos, violando la privacidad de las personas. Debido al operativo criminal contra los campesinos, el gobierno suspendió el servicio de salud pública, e incluso el absurdo de la suspensión de la vacunación contra el coronavirus en la región, en el momento más grave de la pandemia. Además de los problemas que ocasiona a los pobladores de la región la presencia de un operativo bélico de este tipo, los propios policías no dudan en causar daños a la población, como se informó en el caso en el que, al invadir el campamento de Manoel Ribeiro, policías de manera ilegal y sin ceremonia, cortó la cerca y luego invadió la propiedad de un campesino vecino.

Además de mantener el cerco del campamento, diariamente, durante todo el día, tarde e incluso durante la noche, la policía ha estado hostigando a las familias, con el objetivo de realizar torturas psicológicas y mantener la tensión familiar. Para ello se ha utilizado para detonar bombas de efecto moral, gas lacrimógeno, pimienta y fuegos artificiales, así como disparar balas de goma. Además de realizar vuelos en helicóptero sobre el campamento. Lo que es más grave, ya han realizado varios atentados contra el campamento intentando invadir y desalojar a las familias. Detuvieron a dos campesinos, quienes luego de ser entregados fueron golpeados por nombres que podrían ser acusados ​​de líderes del campamento. En todos estos ataques, la policía se vio obligada a retroceder ante la feroz resistencia de los campesinos de Manoel Ribeiro. Durante estos ataques, armados hasta los dientes, la policía gritó que iban a hacer “otra masacre”, que iban a “matar de verdad” e incluso disparar munición real contra las familias que se oponían a la resistencia. Pero en lugar de intimidarse, los campesinos redoblaron su furia ante la injusticia y la cobardía y repelieron todos los ataques con palos y piedras. En una de sus estampidas, un policía dejó caer un cargador de su pistola.

La resistencia de los campesinos del campamento Manoel Ribeiro no deja lugar a dudas de que su decisión y proclamación de que “¡La sangre derramada en Santa Elina corre por nuestras venas!” “¡Las tierras de Santa Elina están empapadas de sangre campesina! ¡No nos iremos de aquí! ” y “¡Aunque la cosa se espese, esta tierra es nuestra!”

Estandarte colocado por los campesinos del campamento Manoel Ribeiro.
Foto: Periódico Resistencia Campesina

Todos los ataques del gobierno y su policía militar asesina contra el campamento ya estaban ocurriendo incluso antes de que se llevara a cabo la actual recuperación. De hecho, la existencia de tal reintegración es solo un detalle, como la divulgación de la reunión de los carniceros del gobierno, donde el gobernador de Rondônia clama que tiene que desalojar y arrestar a las familias a toda costa, lo deja muy claro. El objetivo ya está definido, hay que mantener intacta la situación del latifundio, sacar a las familias de la zona tomada y detener a sus líderes, tenga o no cobertura legal, ya que esto, como siempre, ” se asienta después ”, ya están acostumbrados a romper sus propias leyes cuando significa servir a los intereses de los terratenientes y atentar contra los derechos de los campesinos. Como se informó, la recuperación real vigente y de la que ni siquiera hubo una citación de las partes con un alguacil y otros procedimientos legales obligatorios, se concedió después de que el campamento ya estaba sitiado por la policía. Incluso en la propia orden judicial, con indicación del plazo para que se cumpla, que se dé la oportunidad de desalojar pacíficamente el terreno, preocupación por la situación de la pandemia, etc., nada de esto ha sido considerado, como ya se expuso. por la policía, se preocupa por el cumplimiento de la ley o la orden de un juez. La medida judicial es solo un dispositivo para dotar de legalidad al objetivo criminal ya establecido y puesto en práctica por el gobernador, acosado por los terratenientes ladrones de la Unión. Por eso, el propio carnicero de Santa Elina, secretario de seguridad José Hélio Cysneiros Pachá, dio declaraciones de que pretende cumplir con la reintegración antes del plazo estipulado por el juez. La oficina del defensor público de Rondônia cuestionó esa decisión, por arbitraria, ilegal y descarada, ante el poder judicial.

Pero cumplir con las leyes, hacer justicia de verdad es solo retórica en boca de estas personas que tienen las manos manchadas de sangre, que están dispuestas a cometer todo tipo de crímenes contra el pueblo en interés de un puñado de terratenientes criminales.

Sobre la cuestión del latifundio, y que el gobernador ha movido un aparato de guerra para defender, es el mismo que le debe sangre al pueblo, por los crímenes cometidos en 1995 y que recientemente fue blanco de búsqueda e incautación de armas, municiones. y otros aparatos, y varios pistoleros, entre ellos policías haciendo labores de pistola, que venían de un corral y del refugio de la finca, intentando agredir la vida de las familias acampadas, fueron detenidos. Poco se habla sobre este tema, pero para evitar dudas veamos qué dice el Ministerio Público sobre estas personas, con base en información de inteligencia de la propia policía y que con amplia evidencia motivó la detención de estos delincuentes por cargos de posesión. Disparo ilegal de armas de fuego y armas de fuego, coacción ilegal, amenaza, asociación delictiva, deshonestidad administrativa y transgresiones militares. Esto es lo que dijo el Ministerio Público:

“En intensos esfuerzos de investigación, (…) recibió (…) información segura, tanto de policías militares como de vecinos de la localidad, informando que 04 (cuatro) policías militares, apostados en el Grupo Chupinguaia / RO, realizarían la actividad delictiva de “pistoleros” en la Fazenda Nossa Senhora Aparecida, que fue investigado con éxito por el esquema criminal, que se explica a continuación.

Existía evidencia de que uno de los socios propietarios de la finca, ANTÔNIO BORGES AFONSO, alias “Toninho Miséria”, contrató a la Policía Militar, 3 ° SGT PM RE 100076406 EMERSON PEREIRA DE ARRUDA para garantizar la seguridad de la propiedad, así como reclutar a otras personas. , incluida la policía militar y civil, para llevar a cabo dicha actividad, así como coordinar el trabajo a realizar por el grupo, siendo responsable de la logística y también de la entrega de los pagos.
Una vez contratado, SGT PM ARRUDA reclutó a los agentes de la Policía Militar CB PM RE 100092898 WAGNER FERREIRA DE SOUZA, CB PM RE 100095031 HELSON DOS SANTOS SOUZA y SD PM RE 100096048 JANDER NASCIMENTO DE OLIVEIRA, contratándolos para la asociación criminal y así, pasó a la cabeza el esquema, dejando claro que toda la logística, organización de llamadas y pagos fueron realizados por él. También se planteó que la tarifa diaria pagada a cada uno de los Policías Militares era de R $ 900,00 (novecientos reales).
Además de la Policía Militar, para unirse a la asociación criminal, SGT PM ARRUDA contrató civiles, EDUARDO DO CARMO MARTIM, vecino del Municipio de Chupinguaia / RO, conocido por su participación en la venta ilegal de armas de fuego y municiones y ANTÔNIO MARCOS PIRES , residente del municipio de Vilhena / RO, quien es frecuentador del polígono de tiro, por lo que tiene capacidad para disparar, aunque es cierto que hay información de que comúnmente dispara armas de fuego en su finca, que se encuentra en esta ciudad de Vilhena. Además, hay una imagen de él dentro del corral de la granja, portando un arma de gran calibre.”

Agentes de policía en la sede de Fazenda Nossa Senhora Aparecida.
Foto: Periódico Resistencia Campesina
El comandante de izquierda del pm, en el centro el carnicero de Santa Elina, el coronel Hélio Pachá, el actual secretario de seguridad del gobierno Marcos Rocha y el coronel de derecha Plínio siempre presentes en los operativos contra los campesinos.
Foto: Periódico Resistencia Campesina
Jefe de los pistoleros, policía EMERSON PEREIRA DE ARRUDA.
Foto: Periódico Resistencia Campesina
Pistolero ANTÔNIO MARCOS PIRES.
Foto: Periódico Resistencia Campesina
Cartuchos quemados por pistoleros en un intento de ocultar pruebas.
Foto: Periódico Resistencia Campesina

Esto es solo una pequeña parte de los delitos de los terratenientes, ladrones de tierras en la Unión, que mantienen bandas armadas, en su mayoría compuestas por policías.

Este es el latifundio ladrón de tierras de la Unión, bandido, asesino de campesinos e indígenas que el gobierno de Marcos Rocha defiende con su policía. De hecho, en la práctica, lo que está haciendo el gobierno con su operación de guerra contra los campesinos es reemplazar a sus compañeros de uniforme, estos pistoleros ya probados, por el aparato oficial del viejo Estado, pero que, como bandas armadas de pistoleros, son fieles defensores de los intereses del latifundio en Rondônia.

¡Que los verdaderos y honestos demócratas se levanten contra los ataques al campo de Manoel Ribeiro!

¡Viva la resistencia de los campesinos del campamento Manoel Ribeiro!

¡Abajo la criminalización de la lucha por la tierra!

¡Defiende la propiedad de la tierra por parte de los campesinos en la zona de Manoel Ribeiro!

¡Las tierras de la antigua Santa Elina pertenecen al pueblo!

¡Todo el apoyo a los campesinos de la zona de Manoel Ribeiro!

¡Conquista la tierra, destruye el latifundio!

¡Tierra para quienes la trabajen!

¡Viva la Revolución Agraria, muerte a los terratenientes!

Comisión de la Liga Nacional de Campesinos

LCP – Liga de Campesinos Pobres de Rondônia y Amazonia Occidental

4 de abril 2021

One thought on “Brasil: ¡Viva la resistencia de los campesinos del Campamento Manoel Ribeiro!

Comments are closed.