St. Louis: ‘¡Queremos fechas de tribunal!’ internos en City Justice Center se rebelan otra vez

Credito de foto: Colter Peterson/St. Louis Post-Dispatch a traves de Associated Press

Por Ed Dalton

Dos meses después de que estallara un feroz levantamiento en el Centro de Justicia de la Ciudad de St. Louis (CJC), los reclusos se han rebelado una vez más contra las condiciones inhumanas y los lentos procedimientos legales que han mantenido a los reclusos languideciendo bajo custodia estatal sin citas judiciales. Los reclusos han seguido insistiendo en sus quejas, incluido el grave mal manejo de los protocolos de salud en relación con la pandemia de COVID-19.

Los internos iniciaron su revuelta cerca de 8:30 por la noche de domingo 4 de abril, fugandose de celdas que oficiales dicen tienen mecanismos de bloqueo defectuosos, cubriendo las cámaras de seguridad, y procediendo a romper las ventanas del tercer piso, un piso debajo ventanas todavía tapiadas por la revuelta del 6 de febrero.

Colgando de las ventanas rotas, los internos gritaron, “¡Queremos fechas de tribunal!” y la multitud debajo hizo eco. Un interno sostenía un cartel que decia, “Ayúdenos.” Los internos bajaron una cuerda hecha de sábanas y tiraron otros objetos, incluyendo colchones quemados. En algún punto, internos levantaron cigarrillos atados a una cuerda por partidarios. La revuelta, que se mantuvo por cerca de tres horas, fue sometida en la noche mientras equipos de policía se movían en la cárcel.

Desde el 2018, el promedio de tiempo que los internos pasan esperando juicio en el CJC ha aumentado de 185 días a 359 días. Actualmente hay cerca de 1,000 personas encarceladas en el CJC– más de 300 han estado esperando más de un año por un juicio. El estado ha culpado a la pandemia por las fechas retrasadas de los tribunales, pero es su total indiferencia hacia los que encarcelan lo que alimenta las largas estancias y se ha convertido en el principal agravio de los reclusos.

La alcaldesa Lyda Krewson, cuyo gobierno municipal opera las cárceles, intentó culpar de la revuelta al fiscal de distrito y a los jueces por las largas estancias. Los funcionarios del gobierno también intentaron despolitizar la revuelta, atribuyéndola a los mecanismos de cierre defectuosos y pintando a los presos como delincuentes que simplemente estaban amotinados. El comisionado de correccionales de St. Louis, Dale Glass, trató de deslegitimar la protesta y todos los que estaban junto a los reclusos, diciendo que los partidarios externos estaban “animando” a los reclusos.

Los internos están llevando a cabo una rebelión audaz y justificada para llamar la atención a sus condiciones inhumanas, y al hacerlo exponer al carácter ridículo del sistema jurídico burgués y sus afirmaciones de ‘justicia.’ Cuanto más tiempo el Estado encarcele a los presos, que aún no han visto su día en los tribunales, más crecerá la resistencia de los presos y tomará una acción aún más combativa de la que ya han llevado a cabo con valentía.

APOYAR EL PERIODISMO REVOLUCIONARIO

Mientras esté aquí, considere hacer una donación para que podamos seguir sirviendo al pueblo con nuestros informes.

Hacer clic para donar