Texas: Cuenta de muertes de tormenta invernal a 200, casi doble la estimación del estado

Foto de portada: una casa quemada en el este de Austin donde tres personas perdieron la vida tratando de mantenerse calientes durante la tormenta de invierno de febrero

Por Brian Martel

El desastre invernal provocado por los capitalistas mataron a más de 194 personas en Texas, casi el doble de la estimación del gobierno del estado del número de muertes oficiales, según una investigación nueva por el periódico de la clase dominante, el Houston Chronicle.

El papel del estado capitalista en producir el desastre detrás de la tormenta invernal ha sido claro, y la confirmación lenta de muertes es una continuación de los intentos del estado de ocultar sus crímenes contra la gente. Hasta el fin de marzo, el número oficial de muertes dado por el estado fue a 57, cuando se aumentó a 111. El 6 de abril, después del Chronicle publicó su informe, el total del estado se aumentó a 125. 

La investigación del Chronicle tenía su sede en un recuento de todos informes del forense citando la tormenta invernal como la causa de muerte. El informe enumera causas de muerte principalmente como la hipotermia, así como el envenenamiento por monóxido de carbono, dispositivos médicos fallidos, incendios, accidentes automovilísticos, y más. Solamente Harris County sufrió 66 muertes, al menos 46 debido a exposición al frío. Muchos de las muertes ya atribuidos a la tormenta no han sido añadidos a la cuenta oficial del estado. 

Los números actualizados hacen la tormenta invernal uno de los más mortales en la historia de Texas y casi el doble del número de víctimas debido a Huracán Harvey en 2017. El número de víctimas de Huracán Katrina en 2004, un otro evento climático convertido en desastre debido a la negligencia de los capitalistas, igualmente ha sido reducido por el estado. La cuenta oficial es 1,2000 muerto, pero la mayoría de estimaciones independientes situar en más de 1,800.  

La cuenta oficial de víctimas del estado para estos eventos son intencionalmente lo más bajo posible y estimaciones no oficiales también sufren de la deficiencia de los informes y una falta de documentación clara. La clase dominante capitalista fomenta informes de muertes de desastres que son ambiguos y caóticos, todavía está segura de destacar los daños monetarios, porque están más preocupados con sus propios beneficios que los trabajadores que producen estos beneficios. Esto es porque la meta de la clase dominante no es aprender de estos eventos o ayudar a la gente, pero seguir adelante, evitar responsabilidad, y proceder con su estado normal de explotación y opresión.