Colombia: Estalló un levantamiento masivo en respuesta a las medidas de crisis económica del gobierno

Crédito de la foto: El Comunero Prensa

Por Jakob Stein

Las protestas combativas en Colombia han captado la atención del mundo mientras las masas se han levantado furiosamente contra los intentos del Viejo Estado de aumentar los impuestos para empujar sobre el pueblo el peso de la crisis cada vez más profunda del capitalismo burocrático, agravada por la pandemia del COVID-19. 

Las protestas comenzaron el 28 de abril en respuesta al plan de la reforma fiscal del gobierno que incluía bajar el umbral de ingresos del impuesto sobre la renta y aumentar el impuesto al valor agregado (IVA), un tipo de impuesto a las ventas que no se usa en Estados Unidos. Ambos afectan principalmente a la clase obrera.

Cuando el levantamiento entra en su segunda semana, se estima que 37 personas han sido asesinados, incluido al menos un oficial de policía. Casi 90 más han desaparecido y aproximadamente 800 han resultado heridos. La violenta represión policial que ha adoptado la forma de porras, gases lacrimógenos y munición real disparada con fusiles policiales, no ha hecho más que echar más leña al fuego. Las estaciones de policía, los edificios gubernamentales, los bancos y las casetas de peaje de todo el país han sido atacadas, incendiadas y destruidas, y la gente se enfrentó a la policía anti-disturbios con una andanada de piedras. Las protestas han pasado de un enfoque limitado en la reforma fiscal a un movimiento político más amplio contra la policía y el propio estado reaccionario.

Mientras que el presidente colombiano Iván Duque afirmó, “La reforma no es un capricho. Es una necesidad para mantener los programas sociales en marcha,” retiró rápidamente el domingo las medidas económicas propuestas en respuesta al levantamiento. No es de extrañar que el gobierno colombiano se encuentre en problemas financieros a medida que la constante crisis del capitalismo burocrático continúa profundizándose, solo exacerbada por la crisis económica global y la pandemia del COVID-19. Sin embargo, lo que está claro es que el gobierno de Duque pretende trasladar el peso de esta crisis de los imperialistas y sus lacayos al pueblo trabajador.

Duque y otros en el gobierno han recurrido al método probado y verdadero de separar a los supuestamente ‘malos’ y ‘violentos’ manifestantes de los ‘buenos’ y ‘pacíficos’, en un intento de criminalizar la rebelión justa y justificar las tácticas brutales policiales que emplearon. Duque incluso dio un paso más al culpar de los ataques a las comisarías y otras acciones combativas a las “mafias del narcotráfico,” así como a grupos armados revisionistas como el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El Viejo Estado también ha utilizado la estrategia típica de “diálogo” prometedor entre varios partidos políticos, organizaciones no gubernamentales, grupos políticos reformistas y el gobierno actual como una forma de resolver los problemas que precipitaron los levantamientos. Si bien algunos pueden caer en este truco, las masas en las calles han mostrado su posición con acción, asumiendo la verdad universal que el presidente Mao expresó en la máxima “Es justo rebelarse contra los reaccionarios.”

Si bien los medios monopolistas recientemente han cambiado su enfoque de la rebelión hacia elementos pacifistas como protestas ‘más tranquilas’, orquestas y caminantes de cuerda floja, la fuente de noticias revolucionaria colombiana El Comunero Prensa estaba en las calles de Bogotá documentando la realidad del levantamiento. La publicación citó algunos de los cantos utilizados durante el levantamiento, entre ellos, “Por nuestros muertos, ni un minuto de silencio, toda una vida de combate” y “Las balas que se dispararon volverán, [por] la sangre [del pueblo] derramaron, [ellos] pagarán.”

Esta no es la primera vez en la memoria reciente que el pueblo colombiano se rebela, desde la huelga universitaria en 2018, hasta las luchas generalizadas en noviembre de 2019 y la rebelión popular en septiembre de 2020, una cosa está clara: la reforma no resolverá los problemas de las masas colombianas. Estos problemas son endémicos del capitalismo burocrático en todo el mundo, y en América Latina estas contradicciones se han agudizado hasta el punto en que los levantamientos de masas son la regla más que la excepción.

One thought on “Colombia: Estalló un levantamiento masivo en respuesta a las medidas de crisis económica del gobierno

Comments are closed.