El Movimiento Popular Perú: ¡Viva el 41º aniversario de la guerra popular en el perú

Lo siguiente es un artículo publicado por el Movimiento Popular Perú – 17 de mayo 2021.

El Movimiento Popular Perú, el organismo generado para el trabajo partidario en el extranjero, expresa su sujeción plena, cabal y consiente al Presidente Gonzalo, jefe del partido y la revolución, continuador de Marx, Lenin y el presidente Mao Tse Tung, centro de unificación partidaria y garantía de triunfo que nos lleva hasta el comunismo, Jefe de la revolución proletaria mundial; a nuestra todopoderosa ideología, todopoderosa porque es verdadera, el marxismo-leninismo-maoísmo, pensamiento gonzalo; a nuestro heroico combatiente,  el Partido Comunista del Perú y todo su sistema de dirección, que viene dirigiendo la tarea de la Reorganización General del Partido; a todos los eventos y documentos partidarios, al I Congreso, que nos ha dado la Base de Unidad Partidaria (BUP) con sus tres elementos: el marxismo-leninismo-maoísmo, pensamiento gonzalo, el Programa y la Linea Política General con su centro la Línea Militar, al III Pleno del Comité Central, histórico y trascendental que aprobó los planes de victoria y al Discurso de nuestra Jefatura, el Presidente Gonzalo, del 24 de septiembre de 1992, que nos llama a continuar con nuestras tareas por lo que somos, comunistas en formación.

 Saludamos al proletariado internacional, a los pueblos y a las naciones oprimidas del mundo y de igual modo saludamos fervorosamente al proletariado y pueblo peruano, heroico pueblo que de su inagotable fuerza creadora impulsa en el terreno de la lucha de clases su fiero combate contra los siniestros planes que viene desenvolviendo este caduco Estado terrateniente burocrático que se cae en pedazos, hoy con su “segunda vuelta” de su farsa electoral para recambio de autoridades reaccionarias y su “nueva constitución” para nueva reestructuración del Estado, necesidad del imperialismo y la reacción. Todo dentro del plan reaccionario del “Bicentenario”. Saludamos a los partidos comunistas y organizaciones revolucionarias que, contra viento y marea vienen cumpliendo la histórica tarea de reunificación del movimiento comunista internacional (MCI) bregando por la realización de la Conferencia Internacional Maoísta Unificada (CIMU) y para dar vida a la Nueva Organización Internacional del Proletariado. 

El 17 de mayo de 1980, el PCP bajo la Jefatura del Presidente Gonzalo inicio la lucha armada (ILA 80), desarrollando desde entonces la guerra popular, que no se ha detenido jamás, pese a la situación difícil y compleja que atraviesa por la detención de la Jefatura, el Presidente Gonzalo, y la traición de los revisionistas tanto de las ratas de la línea oportunista de derecha revisionista y capitulacionista (LOD), de las llamadas “cartas y conversaciones de paz estructurada en las prisiones con la ayuda de la CIA yanqui-reacción peruana, como de las ratas del VRAEM encabezadas por José. La guerra popular no se ha detenido ni puede ser cesada jamá porque la vida del partido que la dirige no puede ser cesada ni se detendrá jamás hasta que entremos al comunismo.

La guerra popular es una guerra revolucionaria, una guerra justa, como solo y únicamente la puede dirigir un Partido Comunista; dirigirla porque la hacen las masas, el Partido es la luz que rasga a las sombras, la masa es la fuerza, la savia que todo transforma y cambia generando los albores para siempre. La masa sin Partido deambula a tientas, incesante en combates, eso sí, vertiendo su sangre porque nunca jamás ha dejado de hacerlo, como lo muestra la larga y heroica lucha del pueblo de la Palestina ocupada por el colonialismo sionista, que pese ha carecer de la dirección del partido comunista persiste derramando su preciosa sangre a raudales,  porque así es la masa; pero sin un Partido toda esa lucha de la masa, del pueblo y del glorioso proletariado internacional, sin ese eje, que dirige, que guía, nada será hecho, pues si la masa tiene la fuerza el partido tiene el rumbo, es el eje. El Partido es quien arma al pueblo, arma su mente y genera su inagotable brazo combatiente. El partido con guerra popular lleva adelante la revolución de nueva democracia como parte de la revolución proletaria en el globo.

Es ese camino de la guerra popular, que el PCP dirigido por el Presidente Gonzalo, solemnemente se comprometió a desarrollar hasta que entremos al comunismo, sin dejar las armas jamás: “Nosotros quisimos, queremos y querremos la guerra popular; de ahí nadie nos sacará, con el  comenzó la toma del Poder. Así ha de ser, tiempo más, tiempo menos, y el tiempo ya comenzó a correr para esta conquista, parece que no fuera así, pero si profundizamos las cosas, así es; pero la guerra popular nos seguirá acompañando, porque con ella defenderemos el nuevo Estado y con ella encenderemos las partes del mundo que aún sean aherrojadas y no pararemos hasta ver, partidariamente hablando, que las legiones de hierro converjan en un mar rojo, armado, que ondee en la Tierra, la estremezca y la revuelva y la ponga patas arriba. Así ha de ser”. Es promesa del Presidente y de los comunistas ante el I Congreso y se cumple, porque no hay nada imposible para el Partido.

El MPP, expresa su saludo a los dirigentes del partido, cuadros, militantes, combatientes y masas heroicas cercanas al partido, que desarrollando la lucha de clases y la lucha de dos líneas bregan por la  REORGANIZACIÓN GENERAL DEL PARTIDO EN Y PARA LA GUERRA POPULAR EN EL PERU combatiendo irreconciliable e inseparablemente al imperialismo, la reacción y el revisionismo.

Nos reafirmamos en lo establecido por la Declaración de los 18 Partidos y Organizaciones Maoístas por el 1º de Mayo 1921, sobre la situación internacional:

“El orden social imperante, el sistema mundial imperialista, en él, el imperialismo yanqui, enemigo común de los pueblos de todo el mundo, es caduco y está podrido hasta el tuétano, se sustenta en las bayonetas sangrientas de ejércitos mercenarios que serán impotentes ante nosotros, los oprimidos y explotados, cuando organicemos nuestro poder común bajo la dirección de las vanguardias proletarias, los Partidos Comunistas, y nos alcemos en todo el mundo con las armas en la mano destruyendo lo viejo y construyendo lo nuevo. Cualquier que de un vistazo al mundo de hoy verá que estamos ante una situación donde la revolución proletaria mundial es la única salida, el único camino para la humanidad y que el desarrollo de las condiciones objetivas y subjetivas en el mundo son favorables para la revolución; en esta situación, nos corresponde abrir trocha con nuevas guerras populares al nuevo período de revoluciones que ha entrado el mundo (…)  El incremento del la explotación y la opresión, del hambre y la miseria, la represión y el genocidio lleva a la necesidad de combatir  porque la opresión genera resistencia, las masas no pueden seguir viviendo en las condiciones actuales, por lo tanto se alzan a luchar en todas partes. El imperialismo ha aumentado la explotación del mundo durante las últimas tres década, tratando de escapar a la crisis general y última que lo acosa, impulsando la mayor acumulación del capital, por lo que se viene provocando una gran explosividad de las masas que va a reventar por todos lados. Las explosiones que hemos visto en los últimos dos años son solo un anuncio: que con el avance en la reconstitución de los Partidos Comunistas nos anuncian que el mundo esta entrando a un nuevo período de revoluciones.

Las masas han incrementado su actividad como nunca antes, pese a todas las medidas de aislamiento social para sofrenarlas. Corresponde a los comunistas dirigirlas por la salida revolucionaria, porque las masas son arena de contienda entre revolución y contrarrevolución (…) Las masas en todo el mundo claman por la revolución. A los comunistas corresponde organizarlas y dirigirlas para que expresen todo su capacidad transformadora y así no habrá fuerza en el mundo capaz de contenerlas.”

Los levantamientos de las masas en Colombia confirma lo expresado en la Declaración del 1ª de Mayo  sobre el clamor de las masas por la revolución y por la dirección del partido comunista. Expresamos nuestro saludo y solidaridad al proletariado y las masas del pueblo de Colombia que combaten por la defensa de sus derechos, libertades, conquistas y beneficios alcanzados en dura lucha contra los explotadores y su aparato de represión el viejo Estado, violencia organizada de grandes burgueses y terratenientes al servicio del imperialismo, principalmente yanqui, que están clamando por la dirección del Partido Comunista de Colombia (PCC) para levantarse en poderosa revolución de nueva democracia para barrer con guerra popular la vieja sociedad y el viejo Estado que la sostiene siguiendo el camino de cercar las ciudades desde el campo para culminar la revolución democrática con la toma del Poder y pasar inmediata e ininterrumpidamente al socialismo para proseguir con revoluciones culturales proletarias hasta llegar al dorado comunismo. Saludamos a los comunistas de la fracción roja que en medio de la lucha de clases de las masas y la lucha de dos líneas bregan por avanzar a pasos agigantados en la tarea de la reconstitución del PCC aprovechando las inmejorables condiciones que les brinda la heroica lucha de las masas.

Nuestra solidaridad internacionalista con el movimiento campesino revolucionario del Brasil, especialmente con el de la Amazonía Occidental y muy particularmente de Rondônia que enfrenta la campaña contrarrevolucionaria armada del viejo Estado brasileño terrateniente-burocrático al servicio del imperialismo, principalmente yanqui, del gobierno militar de hecho, gobierno ultrarreacionarioencabezado por Bolsonaro; campaña que lleva conjuntamente con la fuerza de los terratenientes con sus pistoleros y mesnadas y  del gobernador del estado y su ministro del interior. Nosotros somos parte activa de la campaña internacional de solidaridad con el movimiento revolucionario de los campesino y apoyamos todas las acciones que se vienen realizando, porque como dice la Declaración del 1ª de Mayo:

“La lucha contra la semifeudalidad también se desarrolla poderosamente en los países latinoamericanos, la conquista y defensa de la tierra contra el gran despojo está al orden del día y en países como Ecuador y Brasil los brazos campesinos armados con mente proletaria operan sistemáticamente hacía un gran salto  para concretizar la revolución democrática. La inmensa lucha de los campesinos en la India ha removido el país y desenmascarado ante los ojos de todo el mundo los planes del viejo Estado terrateniente-burocrático de impulsar el capitalismo burocrático a través de la ruina de millones de campesinos para nueva concentración de la tierra en manos de los más grandes terratenientes y así aumentar la explotación semifeudal. La importancia de la lucha de los campesinos, que es la clase más numerosa en el mundo, esta aumentando más por el despojo de la tierras campesinas, de las comunidades ancestrales, de estos territorios para los grandes proyectos extractivistas, energéticos, turísticos, etc. del imperialismo, los grandes burgueses y terratenientes; despojo de la tierra campesina y del territorio de las minorías.”

El contexto internacional está signado por la mayor crisis mundial, como expresión de la crisis general y última del imperialismo. Por la redoblada colusión y pugna interimperialista y guerras de agresión imperialista contra las naciones oprimidas, por un lado, y de desarrollo de la situación revolucionaria y desarrollo de las condiciones subjetivas para la revolución, con guerras de liberación nacional y guerras populares como en el Perú, la India, Filipinas y Turquía, y gran explosividad de las masas, muestra que estamos en un nuevo período de revoluciones, por el otro. Es en ese contexto, que se enmarca el desarrollo de la situación en nuestro país.

La situación en el Perú es de mayor crisis, en todos los aspectos, de la caduca sociedad semicolonial, semifeudal donde se desenvuelve un capitalismo burocrático al servicio del imperialismo, principalmente yanqui. Es crisis general y última del capitalismo burocrático y del Estado que la representa y defiende y, por tanto, de barrimiento por la guerra popular. Es esa crisis agravada y de mayor hundimiento de la vieja sociedad, la que determina el desarrollo de la actual coyuntura política. Coyuntura marcada por las elecciones generales para recambio de autoridades del viejo y podrido Estado peruano, que por eso adquieren una vez más el carácter de cruciales para la  reacción; especialmente después del fracaso que ha significado la primera vuelta de abril 2021 para elegir Presidente y de elección de los representantes al parlamento reaccionario. El 11 de abril los “partidos” y  candidatos han cosechado el rechazo de la gran mayoría del pueblo peruano, ni el llamado ganador de la primera vuelta, el rondero Castillo, ni la Keiko Fujimori, la ubicada como segunda, han logrado algo más del 10% del censo electoral. Las listas y candidatos congresales ni siquiera de lejos se acercan a esos ridículo resultados, será un parlamento en el cual cada lista  y parlamentario ganador han sido rechazados por la gran mayoría d ellos convocados a elegirlos. Es decir, la reacción ha fracasado en su objetivo de “legitimar” mediante los votos de la “mayoría ciudadana” a los nuevos representantes en el ejecutivo o en el parlamento reaccionario. Por los mismos procedimientos fraudulentos y normas de su farsa electoral tanto los candidatos a Presidente como a parlamentarios han cosechado el rechazo mayoritario de los votos. La segunda vuelta no podrá convalidar o “legitimar” por el voto a quien tenga que ser designado como el nuevo presidente y cabeza del Ejecutivo. Pues como lo ha dicho un mismo analista de la reacción en el diario La República (Mirko Lauer), en la segunda vuelta “de lo que se trata es de torcerle la mano a la ciudadania”, es decir, contra el rechazo expresado en la primera vuelta a los representantes, partidos e instituciones del viejo Estado, obligar a la “ciudadanía” a “dar su voto” por “el menos malo.”

Estas elecciones de 2021 como tenía que ser, se han presentado y desenvuelven como defensa del caduco orden existente y evolución de la sociedad peruana; y ellas expresan una mayor colusión y pugna reaccionaria entre las dos facciones de la gran burguesía y entre los grupos que coonforman cada una de ellas. En todas las anteriores, desde el comienzo del presente siglo,se ha destacado más la contienda y pugna entre estos grupos de la facción compradora por la conducción del régimen en marcha que, inciado en 1992 con el llamado “autogolpe” de Fujimori, ha entrado en una crisis de supervivencia en la segunda mitad de la década pasada y que dura hasta el presente. Régimen fascista, genocida y vendepatria de este viejo Estado terrateniente burocrático. Estas agudas contradicciones tienen también que enmarcarse en el plan reaccionario del “Bicentenario” y la continuación de la aplicación de las tres tareas contrarrevolucionarias que necesitan desenvolver y que en esencia no ha variado (reimpulsar el capitalismo burocrático, reestructurar su aparato estatal y aniquilar definitivamente la guerra popular) una vez más decimos; sigan soñando, porque su realización es un imposible histórico y poilítico.

En esta segunda vuelta, se expresa claramente la colusión y pugna, por un lado, entre la facción compradora de la gran burguesía, encabezada por la hija del fascista, genocida y vendepatria Fujimori, la Keiko y su partiducho Fuerza Popular (FP) y , por el otro, la facción de la burguesía burocrática de la gran burguesía encabezada  por el partiducho de propiedad de la familia Cerrón, Perú Libre, “vientre de alquiler”, que lleva como “mascarón de proa” un archioportunista, el “rondero” Castillo, vendehuelgas del magisterio, un sirviente de la patronal (ministerio de Educación).

El rondero Castillo (Perú Libre), defiende el programa de la gran burguesía burocrática, tras él se alínea ahora el Frente Amplio del cura Arana y ese “Nuevo Perú” que está por el viejo orden, de la secretaria de la Nadine conyuge del genocida Humala, que ha participado en la primera vuelta con “Juntos por el Perú” (“el vientre de alquiler” del genocida Simons Munarro, ex-primer ministro del genocida Alán García), pero, también tras Castillo se arrastra la LOD revisionista y capitulacionista con su Movadef. Todos ellos, impulsando la reestructuración del viejo Estado terrateniente burocrático para “superar la crisis generalizada” salvadores del hundimiento estatal a través de su cacareada “asamblea constituyente” y “nueva constitución” ¿En que beneficiaría al pueblo y a la nación? Obviamente en nada, o, alguna vez, con la aplicación de estas “famosas propuestas democráticas” el proletariado, el campesinado principalmente pobre y el pueblo en general han obtenido beneficios? Nunca!

Diversos representantes de la burocrática, de diversos partiduchos, más los oportunistas y revisionistas de toda ralea están sembrando podridas ilusiones constitucionales, allí también están los capituladores de la LOD revisionista y capitulacionista con su engendro Movadef y Fudepp y las ratas del Vrae del mercenario de “José” y compañía, estos últimos están buscan su alistamiento a través de negociaciones con voceros llamados “reservistas” agentes del ejército y la Dircote (sacha) en aras de una supuesta “reconciliación nacional”.

Las “propuestas democráticas” de “nueva constitución” y “asamblea constituyente” busca colocar a las masas a  la cola de la facción burocrática por su afán de ganar posiciones en el manejo y control de este viejo Estado reaccionario, pero, estas “propuestas” le sirve también a las infames pretensiones de la facción compradora a fin de remozar la constitución del 1993, como es el caso de Chile donde se va a maquillar la constitución de Pinochet. 

Se confirmo lo que la reacción tanto temia y con ello el fracaso de “legitimar” a las nuevas autoridades reaccionarias, que se anunció así:

En último término, lo que los sondeos anticipan (y el escrutinio muy probablemente confirmará) es que existe un desdén de la ciudadanía hacia la clase política del país. Es decir, una absoluta ausencia de esperanza en lo que los líderes de los partidos que la albergan puedan ofrecer a los peruanos en estos comicios, con prescindencia de su procedencia ideológica o las convicciones que afirmen encarnar. No es un secreto que, hoy por hoy, la mayoría de gente percibe a quienes solicitan su voto como individuos en busca de privilegios y dispuestos a sacarse los ojos entre si por una parcela de poder, y no como las personas con vocación de servicio y una particular visión de las cosas que ellas quisieran ser percibidas. El panorama es pues, en ese sentido, desolador”(Editorial: Contraste de Ideas, diario El Comercio de Lima, 09 de marzo de 2021).

De lo que se trata en esta sagunda vuelta es de torcerle la mano a la ciudadanía que ya se expresó en a primera vueta (Mrirko Lauer, en La República)

Teniendo en cuenta los datos de los Resultados de las Elecciones  Generales del 11de abril de 2021 de la propia  Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), difundidos hasta la fecha, se tienen estos resultados:

Eligible Voters 24,131,686100%
Non-Voters 7,184,335 29.771%
Voters16,947,35170.229 %
Percentage of Valid Votes 82.248%
National Political Party Free Peru 2,665,12519.120% 15.726%
People’s Force1,862,56213.362% 10.990%
Blank Ballots2,122,84212.526%
Null Ballots885,6465.226%

Oportunistas y revisionistas y otros reaccionarios representantes de la burocrática en la elecciones 2021:

National Political Party Free Peru2,665,125 19.120% 15.726%
Broad Front (Priest Arana)63,293 0.454% 0.373%
Together for Peru (“Ministry of Nadine” Mendoza)1,096,153 7.864%6.468%
Direct Democracy (Alcántara)49,108 0.352% 0.290%

Resalta la bajísima votación de los dos primeros candidatos, ninguno, ni el rondero Pedro Castillo (Partido Político Nacional Perú Libre) ni la candidata del partido del fascista, genocida y vendepatria Fujimori (Fuerza Popular), la Keiko Fujimori, alcanzan siquiera el 16% de los votos emitidos; muy lejos, pues, del 50% más un voto que su constitución demanda para asumir la presidencia.

Queda también muy claro que el ausentismo, la no concurrencia a votar se ha acrecentado notablemente, llegando al 29.781% de los electores hábiles ; esto es, el que alcanzó, mayor votación obtuvo aproximadamente un 14%% menos de votos que el ausentismo (no participación) y quedó por debajo de los votos blancos y nulos que sumaron 17.752 %. He ahí el tan celebrado triunfo del rondero oportunista vendehuelga Pedro Castillo, detrás del cual se arrastra la línea oportunista de derecha revisionista y capitulacionista (LOD) con su Modavef y Fundep.

Si juntamos a todos los oportunistas y revisionistas y reaccionario que levantan el programa de la facción burocrática de la gran burguesía, estos juntos no llegan ni siquiera al 23%. Es decir, todos éstos juntos que , en colusión y pugna, está por programa de la facción burocrática en las Elecciones Generales 2021, juntos han sido aplastados por las propias  ánforas que tanto adoran, ahora juntándolos ni siquiera alcanzan el porcentaje de no votantes, que gran triunfo pueden cacarear. Por su lado los representantes de la facción compradora han cosechado uno de sus peores fracasos electorales, la Keiko esta 7 puntos más abajo de los resultados que alcanzó el 2016 y sus otros dos contendientes y compinches que le siguen en ubicación.

El “rondero” Castillo, que defiende el programa de la facción burocrática de la gran burguesía, aparece ahora como cabeza de esta facción por una tramoya o jugarreta fraudulenta de sus ahora oponentes, como todo en las elecciones reaccionarias; como lo ha señalado a su manera el candidato perdedor de Acción Popular Lezcano Ancieta (diario La República, 14 de abril 2021), que la Keiko con López y De soto (el trío que hace causa común en estas elecciones) han empujado hacia arriba a Castillo porque a él es más fácil ganarle; según éste mismo Lezcano, ellos han movido mucho personal y recursos para empujar a Castillo a través de la redes sociales, por eso apareció en las encuestas a poco antes del 11 de abril. Para eso sirve el cretinismo parlamentario, el revisionismo, el oportunismo y para la traición a la clase y al pueblo. Claro con el mismo Lezcano ( que se presentaba ubicado entre ambas facciones) y la Mendoza, consideraron a este miserable oportunista sin principios Castillo más débil porque como se ve ni pensaba estar en segunda vuelta. Pero no sería raro que al final resulte el “gallo de tapada” de la reacción.

La dispersión de votos y la indefinición marcan las Elecciones Generales de abril; la segunda vuelta se presenta como la más siniestra farsa para manipular a las masas tanto por la facción compradora como por la facción burocrática de la gran burguesía para servir al mismo objetivo de tratar de arrastrar a las masas para designar un nuevo Presidente, “torciendo la mano a la ciudadanía” para presentarlo como “ungido por una mayoría de votos”(“legitimado”) para eso recurrirán ante el rechazo de las masas a infundir el miedo para llamar a votar por el “menos malo”. Necesitan autoridades “legitimadas” ante su mayor hundimiento para seguir aplicando su “guerra de baja intensidad” para buscar aniquilar al PCP y a la guerra popular, para conjurar la reorganización general del Partido en y para la guerra popular.

Quien salga designado en la segunda vuelta, no tendrá una mayoría en el parlamento con la dispersión de curules se desenvolverá una más agravada colusión y pugna de grupos y facciones de explotadores. Más aún estas bancadas han sido elegidas por porcentajes de votos muy por debajo del 10% de los votos emitidos lo que les priva de reclamar la “legitimidad del voto ciudadano” . Y no será bancadas de partidos sino de individuos, cada uno de los cuales se representa a sí mismo en la inmensa mayoría de los casos. La contienda entre el nuevo presidente del Estado terrateniente-burocrático al servicio del imperialismo, principalmente yanqui, y el parlamento está pues programada de antemano y se resolverá por impachament o por cierre del parlamento. Además, como siempre el fantasma del golpe ronda y las fuerzas armadas genocidas son el arbítro y garante de estos comicios y sus resultados.

En conclusión, todo muestra que el Estado Peruano se ha debilitado más en sus bases y tendrá que sustentarse más cada vez en sus fuerzas armadas y represivas; y quedará más claro para el pueblo que las fuerzas armadas son la columna vertebral del Estado y que este Estado no es más que la violencia organizada para el mantenimiento de la esclavitud del pueblo peruano y que solo sirve para ser barrido.

Contra las elecciones generales aplicar el boicot; seguir impulsando la tarea de la Reorganización General del Partido Comunista del Perú, firmemente sujetos a la Jefatura del Presidente Gonzalo y su todopoderoso pensamiento gonzalo, en y para la guerra popular combatiendo a muerte a la LOD revisionista y capitulacionista cualquiera que sea la cara con la que se presente.

¡El Partido guiándose por el marxismo-leninismo-maoísmo, pensamiento gonzalo garantiza el rumbo de la revolución!

¡Viva el 41º Aniversario de la guerra popular en el Perú!

¡Honor y gloria al proletariado y pueblo peruano!

La política de boicot aplicada según las condiciones actuales en que nos desenvolvemos es justa y correcta en la forja y crecimiento de un masivo torrente antielectoral ligado al desarrollo de la guerra popular. La voz de orden es simple y concreta: ¡No votar! Y la consigna clara y resuelta: ¡Elecciones, no! ¡Guerra popular, si! ¡Por la Reorganizaión General del Partido!

Movimiento Popular Perú

17 de mayo de 2021