Electricistas denuncian contratos abusivos y malas condiciones de trabajo

Por Peter Garland

Más de 90 trabajadores de la electricidad de todo el país protestaron el 10 de octubre ante al frente de la Asociación Nacional de Contratistas Eléctricos (NECA) en Nashville, Tennessee. La NECA es un sindicato de contratistas con el que todos los sindicatos locales de la Hermandad Internacional de Trabajadores de Electricidad (IBEW) negocian sus contratos. Los trabajadores destacaron una reciente disputa contractual en el local 606 de IBEW en Orlando, Florida, que instituyó una semana laboral de siete días para todos los miembros, además de jornadas laborales de diez horas. Tribune habló con los trabajadores implicados en la protesta, que expresaron sus continuas quejas con NECA y el sindicato.

A principios de este año se iniciaron las negociaciones contractuales en el Local 606, donde los trabajadores rechazaron la oferta contractual de NECA. El contrato sólo ofrecía un aumento salarial de 15 céntimos por hora, además de aumentar la semana laboral a siete días y aumentar la duración estándar de los turnos de ocho a diez horas.

Según las normas del sindicato, los trabajadores están prohibidos ir a la huelga, lo que demuestra las limitaciones del sindicato para luchar contra los contratistas por una oferta mejor. En lugar de ello, el conflicto del contrato se sometió a un arbitraje en el Consejo de Relaciones Industriales, supuestamente “neutral”, que aplicó el contrato rechazado a los trabajadores. El Consejo tiene una historia de ponerse del lado de los contratistas en contra de los trabajadores, recientemente recortando el salario en el sindicato local de Daytona Beach, Florida, por varios dólares por hora.

Matt, un electricista oficial del Local 606 que ayudó a organizar la protesta de Nashville, compartió con Tribune su preocupación por las implicaciones nacionales de este contrato: “[El contrato] puede moverse muy rápidamente por todo Estados Unidos. El IBEW 606 fue sólo un punto de partida,” dijo. “Una vez que se implementa en un contrato puede moverse rápidamente a través de la nación. Ahora las cosas por las que la gente dio su vida están desapareciendo. Hubo un tiempo en que la gente luchaba y moría por una jornada laboral de ocho horas. Y ahora con su implementación con un contrato podría convertirse rápidamente en toda la nación en una jornada laboral de diez horas, en una semana laboral de siete días.”

“Acabamos de pasar por una pandemia y es como si a los contratistas les importara menos,” dijo Matt. “[…] Quieren jugar la carta de que la pandemia acaba de ocurrir cuando llega el dinero, pero cuando pedimos seguridad y espacios limpios e higiénicos quieren actuar como si la pandemia nunca hubiera existido.”

En la protesta del 10 de octubre, los trabajadores del sector eléctrico criticaron el contrato y trataron de concienciar sobre sus implicaciones para los trabajadores sindicalizados. Los trabajadores se manifestaron durante seis horas frente a la convención de la NECA, pero recibieron poca atención de los medios de comunicación del monopolio. Los trabajadores del IBEW viajaron desde todo el país, incluidos dieciséis trabajadores de Orlando y cinco de Nashville, para solidarizarse con el Local 606 y protestar por las malas condiciones laborales y los malos contratos en sus propios sindicatos locales.

Matt dijo a Tribune: “NECA se olvida de que sin nosotros no hay ellos… No podemos permitir que esto continúe como trabajadores. No podemos permitir que estos contratos sean impulsados por gente que está sentada en una oficina internacional o gente que va a Washington [DC]. Con un el trazo de un bolígrafo están cambiando nuestros medios de vida.”