Tornados azotaron cinco estados con más de 80 muertos en el último desastre capitalista

Por Sarah Ahmed y Lukas Alder

El pasado viernes y a primera hora del sábado, numerosos tornados arrasaron Kentucky, Arkansas, Tennessee, Missouri e Illinois, matando al menos a 80 personas. Uno de los tornados se mantuvo en el suelo durante más de 200 millas a través de Kentucky, donde la mayoría de las personas murieron.

Los tornados surgieron de una tormenta supercelular que se formó en el noreste de Arkansas. Al pasar por varios estados, esta tormenta produjo cuatro tornados, uno de los cuales se convertiría en el asesino que arrasó la ciudad de Mayfield, Kentucky. Ese tornado alcanzó vientos máximos de 190 mph y tuvo una trayectoria máxima de una milla.

En Mayfield, todo el centro de la ciudad fue destruido y muchos barrios quedaron completamente arrasados. El recuento de víctimas de Mayfield incluye a los trabajadores que murieron en una fábrica de velas que fue fuertemente golpeada por la tormenta.

Edificio de Mayfield destruido por el tornado. Fuente: Tribune

Ante la proximidad de la tormenta, cinco trabajadores de la fábrica Mayfield Consumer Products, que produce velas y productos de fragancia para el hogar, dijeron al medio de comunicación del monopolio NBC News que la gestión amenazó con despedirlos si abandonaban sus turnos antes de tiempo. Los trabajadores empezaron a pedir permiso para salir después de que sonaran las sirenas del tornado a las 5:30 de la tarde. Pasaron varias horas antes de que el tornado tocara tierra, durante las cuales los trabajadores podrían haber salido con seguridad para refugiarse en sus casas.

Un trabajador dijo que la gestión llegó a pasar lista para determinar qué trabajadores se habían retirado. Más de 100 trabajadores se encontraban en el edificio cuando el techo se derrumbó por los vehementes vientos. Los vídeos y fotografías del suceso muestran horribles estructuras metálicas retorcidas y montones de escombros, dejando a muchos atrapados.

Se ha confirmado la muerte de ocho trabajadores, y otros diecisiete han sido hospitalizados. Un trabajador sufrió quemaduras químicas causadas por la cera de las velas, y también experimentó hinchazón y daños en los riñones después de estar atrapado durante seis horas. Unos cuarenta trabajadores fueron rescatados del edificio, y otros ocho siguen desaparecidos.

Casey y Samantha, fotografiados frente a su casa, recibieron un aviso dos minutos antes de que el tornado golpeara Mayfield. (Fuente: Tribune)

Los residentes de Mayfield dijeron a Tribune que la ciudad no les ha ofrecido ninguna ayuda para hacer las reparaciones, y en su lugar la ciudad ha priorizado la reconstrucción del juzgado. Una familia, a la que le cayó un árbol sobre su casa, dijo que recibió un aviso de tornado sólo unos minutos antes de que la tormenta tocara tierra, aunque el Centro Nacional de Predicción de Tormentas empezó a emitir avisos de tornado varios días antes.

El director de Gestión de Emergencias de Kentucky, Michael Dossett, dijo en una conferencia de prensa que se necesitarían meses para reconstruir los sistemas eléctricos de Mayfield. Más de 18.000 habitantes de Kentucky todavía no tienen electricidad, además de la ciudad de Mayfield, que también sigue totalmente sin energía. Un aviso de “hervir el agua” sigue en vigor en Mayfield.

En Monette, Arkansas, un tornado arrasó la residencia de ancianos Monette Manor, matando a un residente de 95 años e hiriendo a otros cinco. Cerca de allí, en Leachville, Arkansas, el tornado golpeó directamente una tienda de comestibles, matando a una persona y causando estragos en el centro de la ciudad.

En Tennessee, un total de 15 tornados cayeron en la zona, provocando cortes de electricidad, destruyendo casas y derribando miles de árboles. Al menos cuatro personas murieron en el condado de Lake y en el de Obion, y una persona sigue desaparecida en la zona.

Seis trabajadores murieron en unas instalaciones de Amazon en Edwardsville, Illinois, cuando las paredes se derrumbaron y el techo se desplomó, atrapando a docenas más. Antes de su muerte, el trabajador Larry Virden envió un mensaje de texto a su novia de mucho tiempo: “Amazon no nos deja salir.”

Las tormentas fueron devastadoras, sin embargo, las muertes son principalmente víctimas de un sistema capitalista fallido, que no quiere ni puede hacer los preparativos e inversiones adecuadas para el clima extremo para proteger a la gente. Las muertes de los trabajadores en Illinois y Kentucky, obligados a permanecer en sus lugares de trabajo mal construidos durante los turnos de trabajo mientras las tormentas arreciaban, niegan aún más la idea de que estas muertes se deban principalmente a un supuesto “desastre natural.”