Corresponsales obreros: Represalias de la gerencia, no se les permite ir al baño en la fábrica de cosméticos Lifetech

Por Sarah Ahmed

Los trabajadores de las instalaciones de Lifetech Resources en Moorpark, California, deben esperar largos períodos de tiempo antes de que se les permitan ir al baño o a tomar agua y pueden ser “despedidos” cuando se quejan a la gerencia, lo que resulta en que los trabajadores pasen semanas sin trabajo remunerado. La instalación, que en su mayoría está atendida por mujeres, produce cosméticos como productos para el cabello y la piel.

A los trabajadores no se les permite tener botellas de agua en la línea de producción, y tienen que pedir permiso para poder tomar agua o ir al baño incluso si están embarazadas o necesitan tomar medicamentos. “Es nuestra vida con la que están jugando. No creo que eso sea correcto. Creo que deberíamos tener derecho a beber agua en cualquier momento, no esperar hasta que consigan a alguien que te reemplace.”

Las horas de los trabajadores están desorganizadas y pueden cambiar de un día para otro. Si un trabajador comienza a las 6 a.m. pero está trabajando en una línea de producción junto con los trabajadores que comenzaron a las 7 a.m., a veces pueden esperar cinco horas para un descanso para almorzar, “Tengo citas, pero es difícil planificar cuando no sabes cuándo vas a entrar, eso es lo que odio. Cuando cambian mis horas, ¿por qué no pueden hacer que entre al mismo tiempo [todos los días]?” 

Cuando los trabajadores presentan sus quejas a la gerencia, a menudo enfrentan represalias y pueden ser “despedidos” durante semanas a la vez, donde existen en incertidumbre sobre cuándo pueden regresar al trabajo. Una trabajadora estuvo sin trabajo durante un mes después de pedir un descanso para tomar su medicamento. Estos frecuentes “despidos” son extremadamente difíciles para los trabajadores financieramente. “Me afecta mucho, porque esta semana no recibí un cheque de pago. Tengo facturas, tengo un hijo que mantener, tengo que comprar comida… pero no les importa.”

Los trabajadores, que contratan a través de la agencia temporal Express Employment Professionals, nunca pueden esperar obtener un trabajo constante, ya que la compañía mantiene una gran cola de trabajadores temporales que esperan un trabajo remunerado, lo que les permite explotar aún más a los trabajadores. “¿Te despiden un día y al día siguiente vuelves a trabajar y al día siguiente te despiden?”

La trabajadora dijo que tuvo que esperar un mes para que le pagaran por un día de enfermedad a pesar de tener una nota del médico. “Estaba llamando a la oficina, hablando con los gerentes, preguntando por qué no me han pagado por esos días. Le di las notas de mi doctor. Es ridículo que tenga que pasar por esto para que me paguen.”

Sobre el supervisor principal que supervisa toda la planta, el trabajador dijo: “El tipo principal allí grita y grita y arroja cosas, y maldice y todo,” y trata de intimidar al personal, que en su mayoría son mujeres. “Su nombre es Les. Simplemente dice: ‘¿Qué coño están haciendo ustedes? ¡No estás prestando atención!’ Un día vino y tiró una mesa.”

El corresponsal obrero resumió la situación: “Veo esta fábrica, no les importa la gente. Solo se preocupan por la producción.”